Mitu Monteiro vio algo flotando muy cerca de las rocas y no dudó en ir en su rescate.

El problema de la basura plástica en el océano afecta a millones de animales marinos que se enredan en estos desechos, muchas veces sin posibilidad de nadar y quedando a la deriva de las corrientes.

En febrero pasado el campeón de kitesurf, Mitu Monteiro, practicaba su deporte favorito en la playa de Sierra Negra en Cabo Verde (África), cuando de repente vio algo flotando peligrosamente cerca de las rocas. Monteiro no dudó ir en su rescate, percatándose que se trataba de una tortuga marina enredada en un gran plástico que le impedía nadar y respirar.

Una vez que llegó al animal en peligro, lo tomó y lo puso encima de su tabla hasta llegar a la playa. "Sé que habría muerto si no lo hubiera rescatado", aseguró Monteiro a GrindTV.

El campeón de kitesurf 2014 explicó además que el plástico estaba incrustado profundamente en su piel, sobre todo en su aleta, "estaba cubierta de una sustancia blanca y olía mal. Pensé que tendrían que amputarle la aleta". Sin embargo, una vez que la tortuga fue llevada por el servicio de rescate de animales, la tortuga se pudo recuperar satisfactoriamente, sin ser amputada.

También te puede interesar este artículo: Multas de hasta 1300 euros por mendigar

La zona donde el deportista encontró a la tortuga es muy peligrosa por la corriente y los roqueríos, pero Monteiro bien sabe de eso al ser nombrado "mejor kiteboarder masculino" por la revista KSurf al enfrentarse con las gigantes olas de Teahupoo en Tahíti.

Lamentablemente no hay tantos campeones como Monteiro para salvar a todos los animales marinos que mueren día a día producto de la basura en el mar.

 

A:I