Antes de salir de vacaciones, es un buen momento para reflexionar sobre el impacto ambiental que generamos al visitar espacios naturales.

Las vacaciones de Semana Santa se prestan para visitar algún destino cercan, que nos ponga en contacto con la naturaleza. Podemos acampar en alguna reserva natural, caminar en algún bosque o subir algún cerro, todo considerando un punto muy importante: nuestro impacto ambiental.

Cuando era pequeña amaba visitar la zona arqueológica Palenque, Chiapas, al sur de México. De paso, visitábamos las hermosas Cascadas de Agua Azul. Recuerdo perfecto la caminata del estacionamiento improvisado a la cascada en sí, un sendero lleno de vegetación y hermosas mariposas color azul rey. En ese entonces lo pasaba increíble con mi familia, admirando la belleza natural.

Ahora este lugar en particular está invadido por puestos comerciales — souvenirs, playeritas, comida, de todo —. Las cascadas en sí perdieron su atractivo natural, gracias a las enormes leyendas que nadie respeta. No se diga de la contaminación generada por cada visitante; ¡encuentras basura por todos lados!

También te puede interesar este artículo: Los daños que provoca el alcohol en cada parte de tu cuerpo

Es triste que tratemos a la nuestra madre naturaleza de esta forma. Por ello, antes de salir de casa, hagamos el compromiso de disfrutar de estos espacios con responsabilidad. 

  • Si vas a acampar, elige alimentos que no requieran de envoltura — puedes preparar ensaladas de frascos o las mismas instrucciones para viajar en avión y comer saludable.
  • Lleva siempre una bolsa para la basura que se pueda generar — procura reciclar estos materiales o depositarlos en los botes correspondientes para su tratamiento.
  • Cuida el agua y la energía, como lo haces regularmente en casa: duchas rápidas, apaga las luces cuando no las uses y en lugar de escuchar música, disfruta del sonido de la naturaleza.
  • Si visitas lugares como bosques, selvas o reservas naturales, infórmate antes de cómo hacerlo para causar el menor impacto posible.

Son consejos sencillos, que contribuyen con un granito de arena para cuidar estos destinos paradisiacos y, además, ponen un ejemplo para los demás visitantes de estos destinos.

 

A:I