En promedio, un alto ejecutivo en Colombia puede estar ganando anualmente COP 1.440 millones incluyendo bonos y otros beneficios. Es decir, un salario anual menor a USD 500 mil. Esto sería una quinta parte de lo que Lee Sang, virtualmente conocido como “Faker”, se estaría ganando en 2017 por jugar videojuegos con tan solo 20 años.

En octubre del año pasado se llevó a cabo el torneo de uno de los deportes más vistos alrededor del mundo. Según ESPN más de 43 millones de personas estuvieron al frente de sus pantallas viendo la final del Campeonato Mundial de League of Legends (LoL), el segundo deporte electrónico (eSport) que más jugadores tiene en línea. Para tener órdenes de magnitud, la final de este torneo tuvo más espectadores que el último partido de la serie del campeonato de la NBA entre los Cleveland Cavaliers de LeBron James y los Golden State Warriors, pues apenas 31 millones de personas sintonizaron el encuentro.

Mientras los aficionados al baloncesto veían cómo LeBron sudaba y hacía puntos para conseguir el galardón al jugador más valioso de la final, los deportistas o “gamers” que disputaron la final del Campeonato Mundial de LoL se pasaron la mayor parte del tiempo sentados frente a una pantalla de computador, conectados con otras seis personas, incluido el entrenador, en medio de un estadio lleno de aficionados mientras jugaban la partida.

LoL no es el único ni el más importante de los eSports, pero sí el que más adeptos está atrayendo; adicionalmente se pueden encontrar Dota 2, Counter-Strike o Heroes of the Storm. Si conoce estos eSports, y los practica usualmente, usted hace parte de una selecta pero exponencialmente creciente afición de un deporte que para muchos no debería ser catalogado como deporte.

Los eSports han venido ganando adeptos entre los millennials gracias al frenetismo por los videojuegos que invade a nuestra generación, pues los que crecimos jugando Age of Empires o Warcraft somos conscientes de la adicción que pueden llegar a generar. LoL sería el terror de cualquier madre, pues consiste en un videojuego que combina el género multijugador (se juega en equipos de hasta 5 personas) con los juegos de rol (cada jugador elige un tipo de campeón con diseño y estilo de juegos únicos), todo en línea y gratis. Esto último es lo más importante, pues para jugar LoL solo basta con descargar el videojuego, que se demora aproximadamente 3 horas, tener conexión a internet y empezar a ascender escalones para poder ser tenido en cuenta por los equipos profesionales.

No obstante, lo que verdaderamente ha permitido que partidas de juegos virtuales pasen a convertirse en deporte ha sido las jugosas cifras en premios, la organización en equipos profesionales, con salarios que cualquiera envidiaría, y torneos que convocan a millones de espectadores con las respectivas ganancias en publicidad y cobros por transmisión. Por ejemplo, el campeonato mundial de LoL celebrado el año pasado repartió premios por más de 5 millones de dólares, contó con 16 equipos profesionales (la mayoría de asiáticos, claramente) y, como ya lo comenté, más de 43 millones de espectadores.

El ganador del campeonato, SK Telecom T1, un equipo surcoreano, se embolsilló más de USD 2 millones. El jugador estrella del equipo, Lee Sang de 20 años y virtualmente conocido como “Faker”, ganó casi USD 900 mil en premios durante el año pasado, pero según los rumores del mercado la renovación de su contrato podría rondar los USD 2,5 millones al año.

A pesar de que las comparaciones son odiosas, aquí son completamente necesarias. Un alto ejecutivo en Colombia puede estar ganando en promedio COP 60 millones al mes, que al año podría estar sumando COP 1.440 millones (si incluimos un bono correspondiente al valor de su salario anual). Suponiendo una tasa de cambio de COP 3.000 pesos por dólar para fines prácticos, el salario anual de un alto ejecutivo en el país no sobrepasaría los USD 500 mil en promedio. Es decir, una quinta parte de los que Lee podría estar ganando en 2017, con tan solo 20 años.

También te puede interesar este artículo:

Si estas cifras le parecen sacadas de los cabellos para este tipo de deportes, la realidad es que son todavía más escandalosas. Según eSports Earnings, una página especializada en este tipo de deportes, muestra las exorbitantes cifras alrededor del eSport Dota 2. En efecto, con casi USD 3 millones anuales, el estadounidense Saahil Arora, conocido virtualmente como “UNiVeRsE”, fue el jugador que más ingresos obtuvo durante el 2016 siendo gamer de este deporte electrónico.

De igual forma, el torneo que más reparte dinero en premios fue The International 2016, también de Dota 2, con más de USD 20 millones en total y USD 9 millones para el ganador. En este caso, los órdenes de magnitud son impactantes, pues cuando Atlético Nacional ganó la Copa Libertadores a sus arcas solo entraron aproximadamente USD 7,3 millones y el jugador mejor pago de la Liga Águila el año pasado fue Pedro Franco de Millonarios con USD 2 millones.

Los eSports han tenido tanta acogida a nivel mundial que incluso algunos de los clubes de fútbol profesional más grandes de Europa y América Latina se encuentran conformando equipos de esta clase. En efecto, mientras el Paris Saint-Germain (PSG) presentó hace poco los jugadores que competirán en la liga europea de LoL, ya Valencia F.C tiene el suyo propio y hasta el River Plate de Argentina, el Santos de Brasil, el Schalke 04 alemán y Besiktas turco cuentan con un equipo.

En Colombia, los eSports todavía no se han masificado como en Asía, Europa o Estados Unidos, pues el país solo cuenta con 28 jugadores que alguna vez han obtenido algún premio en torneos, con un máximo de USD 14 mil recibidos por el gamer que mayores ingresos por premios logró alcanzar durante 2016. No obstante, la cantidad de jugadores activos puede ser considerablemente mayor debido a que muchos son solo aficionados. De hecho, en la actualidad el país cuenta con una liga de LoL y la última final se realizó en el Salón del Ocio y la Fantasía (SOFA) 2016.

Hoy en día, practicando los eSports no solo se puede ser millonario sino que parece que se ha vuelto realidad el sueño que siempre tuvimos de niño, el cual consistía en jugar Play, Xbox o videojuegos en computador como forma de vida. ¿Está pensando en quedarse jugando un rato más en el computador? Más de uno lo está haciendo, y si bien todavía los eSports no superan en popularidad a los grandes deportes a nivel global como el fútbol, la perspectiva sugiere que será cuestión de tiempo para que eso suceda.

m.c