Las ventajas de este sistema van desde la comodidad hasta los precios. Sin embargo, la dificultad más grande es vencer la desconfianza de la sociedad.

Saber utilizar los avances tecnológicos para reducir costos y alcanzar nuevos clientes es una necesidad fundamental en los negocios, sobre todo cuando recién se comienza. Gracias a Internet, existe una clase de emprendedores que elige sumarse a la ola de las ventas online sin tener que poseer o alquilar un local.

Este sistema se utiliza en varios rubros, como mueblería, gastronomía, accesorios o venta de ropa, 

Con un negocio que tiene presencia exclusivamente virtual, uno puede asistir a clases, recibir un mensaje de algún cliente y dirigirse hasta su domicilio cuando sale de cursar. 

Una de las estrategias para que tu negocio funcione es ofrecer un plus un ejemplo "Talles únicos hay por todos lados, a partir de XL cuesta conseguir. Por eso ofrecemos, en la casa de la persona, ropa juvenil y con estilo: en el centro todo tiene un diseño viejo, las vendedoras pueden mirarte mal o mentir con el tamaño sólo para que la persona compre, pero después no le entra", señaló Grauvilardell.

Pero la opción de renunciar a la idea de un local no sólo pasa por la comodidad: es un ahorro de costos que varios emprendedores no pueden o no quieren afrontar. Gerónimo Scudeletti, dueño de Pet House, una empresa dedicada a la venta de alimentos y accesorios para mascotas a domicilio, señaló que desea mantener ese formato.

"La gente puede comprar desde su casa con toda facilidad, eso es increíble. A medida que esto crezca, también queremos tener una peluquería canina, también movil, sin ningún lugar fijo", precisó.

En el caso de Scudeletti, ya contaba con experiencia en venta callejera y le molestaba mucho tener que estar en un lugar. "A veces vamos hasta un sitio que nos encarga alimento, un vecino nos ve y charlando con él también se vuelve cliente", relata.

Ese efecto boca a boca resulta fundamental para los e-commerces, ya que no cuentan con un espacio que el potencial cliente pueda ver mientras camina por la calle. Ana Laura Silverio, de Silverio Livings, utilizó su domicilio para que la persona pudiese ver los productos que anuncia en Internet.

"Empecé hace un año y medio, hago un show room en mi casa, es más práctico y en cuanto a precio es mucho más accesible", relató la mujer. "Evitamos alquilar un local, pagar mas impuestos. Internet se esta moviendo mucho más y la gente utiliza más seguido la compra por la web".

También te puede interesar este artículo: ¿Cómo mantener el orden en tu hogar?

Para que los clientes puedan elegir qué muebles comprar, Silverio publica fotos de sus productos en su propio perfil de Facebook, la página de su emprendimiento y en grupos de venta de la red social. A pesar de que el comercio en este último tipo de mercados es más común, la falta de costumbre a este sistema sigue siendo una barrera para quienes venden sin tener un local.

Según Scudeletti, la desventaja en la provincia es que el público "no está preparado o acostumbrado todavía a este negocio", sobre todo porque desconfía mucho de Internet.

Silverio, por su parte, añadió que el historial de la presencia en la web suele ser una de las principales ayudas frente a la desconfianza. "La gente tiene que ver que uno lleva tiempo en esto; cuando no tenés un lugar fijo piensan que no existís. Pero en tu perfil de MercadoLibre tenés las recomendaciones de los demás, y en la realidad un cliente le avisa a otro y eso te impulsa", detalló la mujer.

Avanzar o perecer
El economista Emanuel Pace explicó así el fenómeno de la venta sin puesto físico: "La venta en Internet está arrasando, es parte de la modernización. El gerente de un negocio tiene que saber que si no se adapta, seguramente salga perdiendo".

Pace señaló que si bien por un lado se bajan los costos para algunos emprendedores -menor inversión inicial, falta de algunos impuestos y gastos de alguiler- también se diminuye la mano de obra. "Al asalariado lo perjudica", puntualizó.

En el caso de los perjudicados también se encuentran los pequeños negocios que deben costear un alquiler. Sus precios son mayores y menos competitivos, todo en medio de un contexto de recesión y predilección por comprar en Chile.
Hacerse ver

El economista también advirtió que este tipo de emprendimientos no deben perder de vista la presencia virtual. "Si no te ubican, no le vendés a nadie", aclaró.

Por lo tanto, los comerciantes deben adentrarse en el conocimiento de utilizar motores de búsqueda y cómo ganar visibilidad. "Con esa capacitación, no hay muchos costos extra: comprás lo que la gente te pide", finalizó.

m.c