Posiblemente todos, en algún momento, hemos utilizado polvo de talco u otros productos que lo contienen. El talco se utiliza en muchas industrias, pues con él se hacen cosméticos, polvos para la cara e, incluso, polvos para el cuidado de los bebés. Sin embargo, estudios recientes han encontrado que el uso excesivo de este tipo de productos está relacionado con el cáncer de ovario debido a algunos de sus componentes.

¿Qué es el polvo de talco?

El polvo de talco está hecho principalmente de talco, que es silicato de magnesio (formado por silicio, magnesio, oxígeno e hidrógeno). En su forma natural, el talco contiene una sustancia tóxica llamada amianto que, de acuerdo con varias investigaciones, podría incidir en la aparición de diferentes tipos de cánceres. Desde el año 1970, En Estados Unidos los polvos de talco están libres de amianto, gracias a las  normas y regulaciones federales.

Actualmente el talco es utilizado de múltiples formas en la industria, ya que es un ingrediente base de productos de cosmética femenina y muchos otros del mercado. A menudo, este producto se utiliza para absorber el exceso de humedad, manteniendo la piel seca y libre de erupciones. Por esta propiedad del talco, muchas mujeres consideran que es un buen producto para la higiene femenina, ya que mantiene la zona V seca y libre de malos olores.

Sin embargo, la Sociedad Americana contra el Cáncer advierte de que varias investigaciones han determinado que podría haber una relación entre el polvo de talco colocado en el área genital y la aparición de cáncer de ovario. Estos estudios coinciden al decir que, al utilizar el polvo de talco en esta área del cuerpo, este puede viajar a través del útero, las trompas de Falopioy los ovarios, y provocar una inflamación en el cuerpo de la mujer, a la vez que crea un ambiente perfecto para las células cancerosas.

El polvo de talco que se les aplica a las bebés también puede incidir en la aparición de cáncer de ovario en una edad más avanzada, pues las partículas de talco que viajan por el aparato reproductor femenino pueden durar muchos años en los ovarios, por lo que ayudarían a crear un ambiente ideal para las células cancerosas que posteriormente conllevarán a esta grave enfermedad.

Una investigación que se llevó a cabo en el año 1971 pudo determinar que se encontraron partículas de talco en un 75% de los tumores de ovario que fueron objeto del estudio. En otra investigación que se llevó a cabo en 8 países diferentes a cargo de 19 investigadores, se pudo determinar que existe un riesgo de cáncer de ovario del 30 al 60% en aquellas mujeres que utilizan talco en su zona genital.

Aunque la Sociedad Americana contra el Cáncer ya ha hecho varias advertencias sobre el riesgo de utilizar polvo de talco por su relación con el cáncer de ovario, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) aún no retira este producto del mercado o, por lo menos, no ha obligado a los fabricantes a poner en la etiqueta el riesgo que puede tener su uso a largo plazo, especialmente si se pone en el área genital.

También te puede interesar este artículo: ¿Qué hay de verdad sobre la cruz de Jesús?

Advertencias sobre el uso de polvo de talco

Después de reunir los resultados de varias investigaciones de todo el mundo con relación al uso de polvo de talco, muchas entidades de salud e incluso marcas de talco han decidido advertir sobre el uso de este producto.

La Academia Americana de Pediatría ya no recomienda el uso de talco para bebés para el tratamiento y prevención de la dermatitis de pañal. Esta decisión fue tomada después de conocer que el talco puede producir daños en los pulmones del bebé y serios problemas respiratorios.

En la etiqueta del Talco para bebés de Johnson & Johnson Baby Powderse advierte que el producto solo debe ser utilizado externamente, y que se debe evitar su uso sobre piel lesionada, así como el contacto con los ojos y la zona de la nariz porque puede causar problemas respiratorios.

La Coalición para la Prevención del Cáncer propone que todos los productos de talco lleven una etiqueta donde se haga la advertencia de su relación con el aumento de riesgo de cáncer de ovario: “La aplicación frecuente de polvos de talco en el área genital de la mujer aumenta sustancialmente el riesgo de cáncer de ovario”.

 

A:I