El filósofo estadounidense Henry David Thoreau defendía que “El éxito llega para todos aquellos que están ocupados buscándolo”, pero a veces éste es caprichoso y entra en tu vida sin llamar a la puerta, de la manera más inesperada. Hay dos sensacionales películas que reflejan esta premisa a la perfección: “Forrest Gump” y “Héroe por accidente”, pero el mayor catálogo de ejemplos lo encontramos en nuestra historia ya que muchos de los inventos y productos más revolucionarios han nacido fruto de la casualidad. Incluso, paradójicamente, muchos de los productos de mayor éxito nacieron de la semilla del fracaso.

LAS TAPAS
Debo admitir que soy un auténtico fanático de las tapas, ir de tapas es una de mis mayores pasiones y no podría comenzar este artículo por otro fortuito descubrimiento. Aunque existen diferentes teorías sobre su origen, la más extendida ubica el nacimiento de las tapas en la anécdota protagonizada por Alfonso XIII en su visita al Ventorillo del Chato, el monarca pidió una copa de vino y para que ésta no se llenase de arena el camarero cubrió el vaso con una loncha de jamón a modo de tapa. Alfonso XIII se comió el jamón, se bebió el vino y cuando pidió otra copa la pidió con otra “tapa” igual. El hecho se contagió entre todos los presentes que emulando al rey comenzaron a pedir vinos con “tapa”. 

EL POLO DE HIELO
Muchos de los grandes inventos “made in Spain” como el Chupa Chups y la fregona nacieron añadiendo un palo a un producto ya existente. En el caso del polo helado lo de añadir el palo no fue a propósito, en 1905 un niño de 11 años intentaba hacer un refresco, se cansó y lo dejó a la intemperie, tras una gélida noche el líquido se congeló y el palo que usaba para remover la bebida se quedó pegado. Igual a alguien se le ocurre añadir un palo a un iPhone y crea algo revolucionario…

EL MICROONDAS
Este indispensable electrodoméstico nació por accidente cuando su descubridor, el ingeniero Perry Spencer, comprobó por casualidad cómo se había derretido el chocolate que llevaba en el bolsillo del pantalón cuando estaba probando un tubo de vacío llamado magnetrón, un aparato utilizado en los radares de la II Guerra Mundial. Tras observar esto, probó colocando maíz cerca del tubo y éste se convirtió en palomitas, repitió el experimento con un huevo que explotó delante de sus ojos y llegó a la conclusión de que los alimentos se calentaban por exposición de la energía de baja densidad de los microondas revolucionando la industria alimenticia.

LA VIAGRA
La pastillita azul que “nadie necesita” pero que tiene unas ventas de más de 2.000 millones de dólares al año es fruto de un efecto secundario. La compañía farmacéutica Pfizer estaba desarrollando un nuevo medicamento para la angina de pecho, el sildenafilo, poco efectivo para la presión arterial pero con unos efectos colaterales que provocaban erecciones de larga duración, lo que la catapultó al éxito. Ahora la auténtica batalla de Pfizer es conservar la patente frente a las versiones genéricas del fármaco y alargar la vida de su gallina de los huevos de oro.

LA COCA-COLA
El refresco más consumido del mundo y uno de los productos más populares nació como un medicamento e inicialmente sólo se distribuía en farmacias. El “padre de la criatura” John Pemberton trabajaba en un remedio contra los dolores de cabeza y las náuseas, mezclando al más puro estilo Panorámix coca y semillas de nuez de cola entre otros ingredientes, diseñó este popular brebaje en 1886. Ante el fracaso como remedio terapéutico se popularizó como bebida refrescante. Pemberton vendió su empresa y la misteriosa fórmula por 23.300 dólares a un grupo de abogados y así nació “la chispa de la vida”. Otras fuentes sitúan el origen de la Coca Cola en la localidad valenciana de Aielo de Malferit, pero dejaremos la investigación para otro día.

EL CELOFÁN
El químico e ingeniero textil suizo Jacques Brandenberger buscaba un material que repeliera las manchas en los manteles, tras varios experimentos fracasó en su objetivo pero descubrió que el espeso y viscoso líquido que había aplicado sobre una de las telas creaba una capa que se podía separar con facilidad y además era adhesiva, así fue como el celofán vio la luz en 1908. 

LA PENICILINA
Alexander Fleming revolucionó por accidente la medicina moderna en 1928. El bacteriólogo británico trabajaba con Placas de Petri repletas de bacterias (estafilococos dorados) y durante su estudio comprobó que un hongo muy común originaba la destrucción celular de éstas, aisló y cultivó este hongo descubriendo el poder bactericida del Penicillium Notatum, un antibiótico que ha salvado millones de vidas a lo largo de la historia.

LOS RAYOS X
En 1895 el físico alemán Wilhelm Conrad Roentgen estaba experimentado con rayos catódicos y gas, durante una de sus sesiones hizo correr la electricidad a través del gas y descubrió por azar un misterioso producto químico (bautizado como “X”) que dejó rastro en un cartón que debía impedir que la luz se escapara. Tras mejorar el proceso fotografió la mano de su mujer, observando los huesos de sus manos con total claridad. Así nacieron los “rayos incógnita” o “rayos X”.

CEREALES KELLOGS
El objetivo de los hermanos William K. Kellogg y John. H. Kellogg en el sanatorio de  Battle Creek era crear un alimento saludable y rico en fibra, un remedio para el estreñimiento y de sus manos salió una especie de pastel de cereales que se desmoronó por completo en multitud de pequeños copos tostados. Poco después decidieron patentar las hojuelas de maíz tostado  (Corn Flakes) de Kellogg.

FUEGOS ARTIFICIALES
Hace 2.000 años un cocinero chino “la lió parda” en su cocina, mezcló carbón, azufre  y salitre provocando una gran explosión y fuegos de colores, fue el “Big Bang” de los fuegos artificiales.

También te puede interesar este artículo: Esto le pasa a tu cerebro cuando te rompen el corazón

PATATAS FRITAS
Los fogones de las cocinas han sido y siguen siendo fuente de grandes descubrimientos, algo tan común y extendido como las patatas fritas nacieron fruto del azar cuando en 1853 el cocinero George Crum cansado de las quejas de sus clientes porque sus patatas al horno no estaban crujientes, cortó las patatas en tiras muy finas y las echó en aceite hirviendo para que quedasen tan crujientes que ningún cliente pudiese pincharlas con el tenedor, como resultado surgieron las “Saratoga Chips” o patatas fritas.

EL VELCRO
El ingeniero suizo George de Mestral, comprobaba cada vez que sacaba a pasear a su perro lo difícil que resultaba separar del pelo del can e incluso de sus propios pantalones los frutos de algunos cardos del campo, comenzó a investigar y comprobó que éstos tenían unos pequeños ganchos en sus púas y por eso era tan difícil desengancharlos. Experimentó con diferentes materiales sintéticos y en 1955 consiguió de forma artificial el mismo efecto. Presentó el nuevo material sin ningún éxito en diferentes desfiles de moda y finalmente fue la NASA la que utilizó en 1960 el innovador material para sus misiones de gravedad cero, por esto existe el falso mito de que la Agencia Espacial inventó el velcro.  

EL CAFÉ
Una bebida sin la que muchos profesionales no pueden comenzar la jornada laboral. Fue Kaldi, un pastor etíope quien paseando a sus cabras comprobó cómo sus animales se comportaban de forma extraña tras comer unos pequeños frutos de color rojo, esto motivó que recogiese muestras de los frutos y los llevase a un monasterio donde por casualidad los monjes los cocinaron, el sabor fue tan malo que arrojaron al fuego el resto de granos. Al tostarse, desprendieron un aroma agradable por lo que decidieron preparar el brebaje mediante granos tostados con un sensacional resultado. 

Post-it
Indispensables en todo despacho y gallina de los huevos de oro de 3M tiene un origen muy similar al celofán. Nacieron como un fallo del Dr. Spencer Silver. El científico estaba buscando en 1970 un pegamento extrafuerte y como resultado obtuvo un pegamento muy débil con el que accidentalmente se pegaron dos papeles que logró separar sin que estos se rompiesen. Había descubierto el post-it, pero no sabía cómo utilizarlo, Fue su amigo Art Fry quien comenzó a utilizar el invento en la Iglesia para señalar las páginas de la pastoral y así nacieron las primeras notas adhesivas de la historia.

EL QUESO
Cuenta la leyenda que tuvo su origen entre el 8.000 y 3.000 a.C. cuando se domesticaron a las ovejas. Un mercader árabe llevaba leche utilizando el estómago de un cordero como envase, sometido durante un largo viaje a las altas temperaturas del desierto, la leche se cuajó y fermentó convirtiéndose en el primer queso de la historia. Muy similar fue el descubrimiento del queso Roquefort, todo un símbolo gastronómico. 

LA DINAMITA
En 1860 la nitroglicerina era el explosivo más popular, pero demasiado inestable y un riesgo para los que trabajaban con este compuesto pues podría estallar inesperadamente. Alfred Nobel era dueño de una fábrica de este explosivo y comenzó a buscar un producto más seguro. Durante su investigación, se le cayó accidentalmente un frasco al suelo pero éste no explotó, se debió a que por casualidad se mezcló con serrín. Esta nueva fórmula era más estable pero no perfecta así que siguió investigando y combinó la diatomita con nitroglicerina consiguiendo un producto suficientemente seguro. Un claro ejemplo de que la perseverancia y la búsqueda de la perfección también tienen que ver mucho con el éxito.

El MARCAPASOS
Uno de los 10 inventos más importantes en el mundo de la medicina es producto de un error. El ingeniero Wilson Greatbach estaba trabajando en un aparato que permitiera grabar los sonidos del corazón cuando por error modificó la resistencia eléctrica del mecanismo y en ese momento el corazón comenzó a latir cada 1,8 segundos dando lugar al primer marcapasos de la historia. El inventó se consolidó cuando el propio ingeniero desarrolló -esta vez sin la influencia del azar- una batería de litio-yodo de larga duración.

El TEFLÓN
Detrás de todo invento hay un protagonista, en este caso el químico Roy Plunkett quien trabajaba en la empresa DuPont buscando la forma de producir grandes cantidades de tetrafluoroetileno, durante uno de sus experimentos encontró residuos de polvo blanco que en reacción con otras sustancias resultó ser inerte a todas las bases y ácidos existentes. La empresa registró el compuesto como parte de sus polímeros y así nació el polifluoretileno (PFTE), más conocido como teflón.

LA CERVEZA
Algunos historiadores la ubican paralelamente a la aparición del pan entre los años 10.000 y 6.000 a.C. La leyenda dice que surgió de forma espontánea cuando los granos de cebada almacenados se mojaron y comenzaron a fermentar de forma natural, un osado probó el espumoso resultado de la fermentación tomando la primera “caña” de la historia. 

LA SACARINA
Durante la comida, el investigador Constantine Fahlberg comprobó que la comida le sabía dulce, se lo comentó a la cocinera y ésta no notó nada raro, después probó el pan y también le supo dulce. Extrañado lamió la palma de su mano y descubrió el mismo sabor recordando que no se había lavado las manos tras trabajar en su laboratorio con diferentes sustancias. Identificó la sustancia y en 1884 comercializó el producto, desde ése momento nos sabemos si volvió a lavarse las manos.

M:A