Jack Ma, fundador y presidente del Grupo Alibaba, es el hombre más rico de China, según Forbes. Este empresario, que en un principio parecía destinado al fracaso, logró darle un giro a su suerte y pasar de ser un profesor de inglés a un geek IT, pionero de la red china.

“Alibaba no era un ladrón. Era un hombre de negocios amable e inteligente que ayudaba a la gente de la aldea. Por su facilidad para deletrearse y por su reconocimiento mundial, Alibaba ‘abre sésamo’ para las pequeñas y medianas empresas”, afirmó Jack Ma en Beijing durante una entrevista para el programa Talkasia de CNN en 2006.

Desde ese entonces, su empresa se catapultaba como una de las más lucrativas del internet chino. En alguna ocasión dijo que su idea nació de cuando vivía en Estados Unidos y quería comprarse una cerveza Qingdao, y al no encontrarla pensó que debería existir una página que vinculara comercialmente al planeta. Viniendo de la fábrica del mundo, la idea parecía más que lógica.

Así escogió el nombre Alibaba, por su facilidad para ser entendido en cualquier idioma, y como muchos startups del Silicon Valley, el primer código fuente de su portal fue creado en la sala de su casa, en compañía de algunos de sus amigos que creyeron en su proyecto. Tenía 35 años.
Actualmente, la empresa ha llegado a tal punto que  se convirtió en la oferta pública inicial en bolsa más grande de la historia, por 25.000 millones de dólares, y es una de las compañías más cotizadas a nivel mundial en el área de servicios de internet. Sus amigos son hoy los vicepresidentes del grupo y él, el más rico de China.

Sin embargo, Ma Yun, como se llama Jack Ma en mandarín, no tenía un futuro brillante y no se parece mucho al geek IT americano. Ma reprobó dos veces su examen de admisión para ingresar a la universidad, y solo logró entrar a estudiar inglés en la Universidad Normal de Hangzhou en su tercer intento.

“Yo lo describiría como idealista, optimista, competente, innovador y resiliente. Él estudió para ser profesor y ese fue su primer empleo. Por eso creo que mide su vida por el efecto que tiene en los demás”, dijo Porter Erisman, vicepresidente de Alibaba entre el 2000 y el 2008, durante una entrevista para China Connect.

Ya graduado, con una preparación más de profesor y tan solo dos años después de que llegó la conectividad IP a China, creó China Yellowpages en 1995. Este portal de páginas amarillas es considerado la primera compañía de internet en China, y por su innovación temprana está posicionado como el pionero de internet. El haberse adelantado a explorar este territorio virgen en el país más poblado del planeta constituye uno de los secretos de su éxito.

Pequeños pasos
En 1999 fundó Alibaba, sin saber que ese sería el proyecto que lo catapultaría a la fama. Sus primeros pasos fueron pequeños. Al principio se enfocó en el sector B2B (business to business, relacionado con los negocios entre empresas), que revolucionaría la forma de hacer negocios con China. 

Esta idea sencilla creció como espuma cuando entró en funcionamiento una plataforma que conectaba a todas las empresas chinas que buscaban vender al exterior con empresas extranjeras que quisieran comprar productos chinos, facilitando el contacto y la búsqueda y, más importante aún, ofreciendo seguridad en la compra con un sistema creativo de puntos y evaluaciones para cada empresa china. El joven de Hangzhou les dio la solución a las empresas para vender en el extranjero, ahorrando costos y sobre todo estableciendo la confianza entre cliente y vendedor, en un mapa de dudas frente a las empresas chinas por historias generalizadas de robos y estafas.

Luego de esta plataforma surgieron negocios y servicios paralelos que hicieron de su empresa un gran grupo de la red. Quizá una de las más importantes fue el servicio de Alipay, que funciona similar a Paypal, pero pensado para la mentalidad de los chinos. Hoy cuenta con más de 700 millones de usuarios registrados y con un récord de 105 millones de pagos realizados en 24 horas.

También te puede interesar este artículo: Así fue el primer empleo de las celebridades de Hollywood

Tras la consolidación de Alipay, siguió la creación de otro gran homerun en China, que es Taobao, el portal B2C y C2C más importante de China, que usando el mismo sistema de puntos y calificaciones de Alibaba ofreció confianza a los consumidores y les enseñó a comprar en línea. Vende más de 800 millones de productos, y cuenta con un promedio de 600 millones de usuarios. Casi el mismo número de cibernautas de China. Taobao es ya la décima página más visitada en el mundo y la tercera en aquel país.

Actualmente, Alibaba no es solo una herramienta de comercio en línea. Gracias a una cadena de fusiones y adquisiciones iniciada en el 2005, los 231.000 millones de dólares de su valor representan un conglomerado empresarial que tiene influencia en el campo de los medios, de la logística de transporte, la cartografía electrónica, el análisis de datos y las comunicaciones.

La compañía, que fundó junto con 17 socios, mueve alrededor del 80 % del comercio en línea de China. Entre sus clientes se pueden encontrar desde las grandes marcas internacionales hasta compañías latinoamericanas que venden desde productos autóctonos, como lana o mariscos, o manufacturas como ropa o autopartes. Actualmente, la única empresa que maneja un volumen de mercancía comparable a Alibaba es Walmart.

Su crecimiento atrajo el interés de varias compañías internacionales. En 2005, Yahoo!, el número dos mundial en motores de búsqueda con su filial china, adquirió 43 por ciento de las acciones de la compañía por un valor de mil millones de dólares. Justo la inyección de capital necesaria para desplegar sus nuevos servicios en el mundo.

Con el tiempo, Ma logró reducir el rol de Yahoo! en su compañía. En septiembre de 2012, Yahoo vendió casi que la mitad de sus acciones por un valor de 7,1 millones de dólares, y finalmente hoy solo es dueña del 22,6 por ciento de Alibaba.

Actualmente, Alibaba emplea a 24.000 personas en 70 ciudades de China, Japón, Corea, Gran Bretaña y Estados Unidos. La compañía está avaluada en 228.000 millones de dólares, según Factset, ocupando el puesto 13 entre las compañías más valiosas del mundo.

Liderazgo fuerte
“Jack Ma entiende muy bien la cultura local china y su situación de mercado. Es una persona que le presta mucha atención a los detalles y que tiene un liderazgo fuerte, que encaja muy bien en el ambiente empresarial de China. También tiene una conexión muy fuerte con quienes toman decisiones en el gobierno chino”, le dijo a EL TIEMPO Baniel Cheung, profesor de economía de la Universidad de Hong Kong. “Esto ha facilitado su rápido desarrollo, pues ha convencido al gobierno de que tiene una fuerte misión para apoyar a las compañías locales desarrollando el comercio en línea”.

Ma entendió una necesidad del empresariado chino que no tenía capacidad de internacionalizarse, y les ofreció una solución con Alibaba. Luego entendió el vacío en el comercio electrónico interno del país y diseñó una respuesta con Taobao. Ma siempre ha estado un paso adelante del mercado chino y así lo ha demostrado con todos los servicios de su conglomerado, los cuales van desde sistema de pagos en línea hasta microblogs.

Y así va un paso más allá también en términos de gerencia. El año pasado renunció como director ejecutivo de Alibaba porque se consideraba a sí mismo un “viejo”. A los 48 años, Ma dio paso a los jóvenes para mandar en su empresa. En ese momento se pensó que quería dedicarse a algo mucho más grande, y las señales vinieron desde junio de 2012, cuando retiró la compañía de la bolsa de Hong Kong. Se decía que quería empezar a cotizar en Nueva York. Así lo hizo.