Conoce acá los inventos tecnológicos que han logrado imitar las sorprendentes características con que la naturaleza ha dotado a distintos seres vivos.

Tienen las tecnologías más sorprendentes del mundo, pero no tienen su genialidad patentada ni exigen derechos de autor, de hecho, se les puede copiar todo sin el menor reclamo: muchos animales han inspirado históricamente a científicos y emprendedores para fabricar tecnologías que imitan sus propiedades, una práctica conocida como biomimetismo o biomimética.

Pieles especiales, ojos superpoderosos y provechosas anatomías son algunos de los grandes descubrimientos que han hecho los científicos cuando se detienen a observar a los seres vivos. Ahora, la magia surge cuando traspasan esas mismas características a la tecnología de hoy, obteniendo resultados asombrosos. En El Definido les mostramos 7 casos más un curioso bonus track:

1. El tiburón y su piel antisocial
El envoltorio de este temido pez es algo más que una superficie fría y elástica con la que no quisiéramos estar en contacto. La piel de tiburón aminora el contactos con las cosas que lo rodean, pues contiene escamas lisas que son como pequeños dientes y están hechas de un resistente material llamado dentina. Éstas crean pequeños vórtices en el agua que reducen la fricción, además de repeler pequeños organismos y lapas.

Una solución ideal para que los barcos logren un mejor desplazamiento en el contacto con el agua y se le peguen menos todos esos organismos que habitan el mar y que aman los metales (bio-fouling), algo que también aumenta la fricción hasta en un 15%. De esta manera es posible ahorrarse millones de dólares en combustible y limpieza al año.

En Alemania desarrollaron la versión sintética de esta piel, logrando reducir la contaminación de las superficies en un 67%, aunque aún quedan algunos aspectos a desarrollar antes de verlo como recubrimiento de los barcos. Por su parte, la empresa Sharklet Technologies ya ha llevado esta solución a superficies de hospitales, cocinas de restaurantes y baños públicos, para repeler bacterias.

2. Luminosas alas de mariposa
Las bellas y brillantes alas de estos insectos le dieron una buena idea a los creadores de pantallas electrónicas. Qualcomm MEMS Technologies creó el primer e-reader con colores, basándose en un truco de las mariposas: en vez de transmitir la luz detrás de la pantalla, refleja la luz que llega a ella. Esta pantalla, conocida como Mirasol, es legible con luz de sol y, comparado con una pantalla LCD de sus mismas proporciones, gasta 33,7% menos de energía.

3. El bar portátil de los escarabajos desérticos
Sed y deshidratación es lo que nos evoca el desierto. Pero este pequeño escarabajo, de la especie Stenocara, que habita en el desierto de Namib tiene un truco para sobrevivir a la falta de agua: con un especial diseño, su caparazón la recoge de la niebla a través de la condensación que se genera sobre las crestas de su espalda y así guarda reservas para cuando necesite "tomarse algo". Investigadores del MIT, han desarrollado un material de vidrio y plástico que lo imita y que podría ser utilizado para conseguir agua u otros líquidos de la atmósfera, el mismo objetivo que el de los atrapanieblas.Funcionarios militares estadounidenses también creen que podría ser útil para limpiar de derrames tóxicos.

4. Arañas y su arte hecho medicina
La telaraña que fabrican los poco-queridos-arácnidos es conocida por ser uno de los materiales más fuertes de la naturaleza, a la vez que elástico y liviano. Además de eso, su gracia es que es pegajosa para atrapar las más atractivas presas, pero solamente lo es en algunos lugares, sino ¿cómo lo haría la araña para caminar sobre ella?

También te puede interesar este artículo: La Isla Hokkaido en Japón, hogar de únicos y preciosos animales

Imitando esa característica, los científicos crearon una cinta flexible para uso médico, que puede pegarse completamente sobre un tejido y luego despegarse sin dañarlo. A través de un sofisticado proceso agregaron una tercera capa intermedia, entre el parche mismo y el adhesivo, para lograr que se pegue firmemente, pero a la vez pueda ser retirado suavemente. El material también podría ser útil para unir tubos o sensores en pieles delicadas, como las de recién nacidos o ancianos.

5. Camarones mantis en la cruzada contra el cáncer
Estos llamativos crustáceos tienen ojos que son sensibles a la luz polarizada, un tipo de luz que se refleja de manera diferente en los distintos tipos de tejidos, incluyendo el canceroso o el sano. Gracias a las células fotoeléctricas ommatidia, el camarón puede identificar estas diferencias lumínicas y también la actividad de las neuronas. Por eso los científicos construyeron una cámara imitando su visión, para hacer diagnósticos con mayor precisión. Usaron nanocables de aluminio para replicar sus microvellosidades y los pusieron en la parte superior de los fotodiodos.

Aunque los sistemas actuales utilizan luz polarizada para detectar cáncer, tienen limitaciones para detectar pequeños tumores y requieren de grandes aparatajes. Con esta nueva tecnología, los científicos esperan mejorar el sistema al punto de incluir esta cámara en un celular, simplificando reduciendo los métodos de detección de cáncer más invasivos, como biopsias, y ayudando a la detección temprana de la enfermedad.

6. Vuelta a la vida de la piel
Bueno, esta creación la inspiran todos los animales. Nuestro cuerpo y el de cualquier animal se puede curar a sí mismo de cortes y rasguños, regenerando los tejidos en un proceso natural. Lo increíble que lograron estos científicos es construir un plástico autosanador que hace lo mismo: puede recuperarse de rasgaduras. Se trata de unas fibras huecas rellenas de resina epoxi que se libera si sufren graves tensiones o grietas, creando una "costra" casi tan fuerte como el material original. Este material puede ser usado para aviones, autos e incluso naves espaciales.

7. "Patas pa' arriba" de lagarto
Al más puro estilo Spiderman, este pequeño lagarto puede caminar sobre paredes y techos (aunque estén resbaladizos) e incluso sostener su cuerpo entero colgándose de un vidrio con un solo dedo de sus patas. Es el poder de sus plantas, que tienen millones de pelos diminutos que terminan a su vez en fibras diminutas llamadas espátulas. Esto produce un efecto adhesivo muy potente, al ejercer la Fuerza de Van der Waals, manteniendo al lagarto adherido a las superficies. Científicos están imitando esas características para desarrollar una cinta adhesiva que funcionaría incluso bajo el agua. Hecho de millones de fibras de plástico, puede soportar casi un kilo de peso y se fortalece aún más con el uso y, proyectando la tecnología, los investigadores dicen que con cubrir la mano de una persona con el material sería suficiente para que ésta se pudiera pegar al techo. Celebren, fanáticos del Parkour.

8. Bonus Track: El Velcro
A estas alturas no nos parece novedoso, pero merece tribuna por su origen. El ubicuo velcro nos rodea hoy en muchos objetos, pero ¿saben en qué se inspiró su creador? En 1941, el ingeniero suizo George de Mestral salía a pasear con su perro por el campo y ambos quedaban muchas veces llenos de semillas de arctium que se pegaban su ropa y pelo, esas típicas plantas que se enganchan en tu ropa y son difíciles de sacar.

Examinando el material a través de un microscopio, descubrió que e stas plantas tenían pequeños ganchos para aferrarse a las prendas y cabellos. Así como creó esta cinta con dos superficies que se unen fuertemente. La llamó Velcro, por la combinación de las palabras francesas velours (terciopelo) y crochet (gancho).