Si tienes un restaurante debes saber que de la vista nace el amor. Aprende a conquistarlos en tus redes sociales.
La manera en la que los consumidores buscan, reservan, comparten o pagan sus experiencias gastronómicas ha evolucionado tanto, que no es necesario tener un restaurante o local físico para vender o comprar comida.

La acción de disfrutar la comida va más allá de visitar un establecimiento y que el mesero te trate bien, que no se equivoque en la orden o simplemente no te haga esperar horas para darte una mesa.

Esta transformación implica digitalizarse para poder dar respuesta y atención a las nuevas exigencias alimentarias de los usarios de internet. Antes de aventurarse a realizar una campaña digital es importante entender el comportamiento del internauta tradicional para elegir un restaurante.

Busca y consulta. El usuario hace una búsqueda general de lugares para salir a comer (cerca de su casa, el trabajo o el lugar donde se encuentra en el momento).

Localiza. Se enfoca específicamente en la zona donde está o quiere visitar y el tipo de comida que le gustaría probar. Este paso suele ser el que toma más tiempo, por una parte por la extensa variedad de opciones y por otra la indecisión del usuario.

Ve. Selecciona 2 o 3 opciones de estilos parecidos, visita su página web, redes sociales y luego hace un juicio con base a lo que encuentra en sus canales digitales

Elige. La selección es lo más difícil de conseguir, todo está en el menú y los precios que se ofrecen al consumidor. Cómo presentar tu oferta y platillos es clave para el éxito de tus campañas.

Reserva. Es el momento del contacto directo con el cliente, es fundamental que la reservación sea fácil de realizar y tome muy poco tiempo.

Comenta. Cuando el comensal se encuentra dentro del lugar hay que darle incentivos para que pueda compartir su visita. WiFi gratis es básico, así como tener presencia en redes sociales.

Comparte. Las buenas experiencias de cliente siempre se convierten en recomendaciones, el boca a boca no desaparecerá.

También te puede interesar este artículo: Llega la comida en cápsulas

Ahora bien, no todos los usuarios quieren salir de su casa o de la comodidad de donde están para degustar buena comida, lo que significa que el sabor ya no es el protagonista del platillo, sino cómo lo vendemos o presentamos.

Las plataformas digitales de “Delivery - Take Away” como la tendencia del buen comer, aplicaciones como Uber Eats, Sin Delantal, Rappi, entre otras se han convertido en la referencia principal al momento de satisfacer el paladar y ordenar comida desde cualquier lugar y en todo momento.

En resumen, si eres restaurantero o trabajas en la industria gastronómica toma nota de estos puntos que no deben faltar en tu estrategia de marketing digital.

Canales. Contar con un sitio web responsivo y fácil de navegar, perfiles en redes sociales, Facebook e Instagram son los más populares para esta industria. Si es posible contar con una app o afiliarse a una plataforma que te ofrezca presencia móvil.

Visual. La calidad de las fotografías o materiales visuales que muestres sobre tu negocio debe ser siempre excepcional, así como inviertes en mobiliario y decoración de tu restaurante, el éxito en el campo digital se basa en cómo se ven tus platillos.

Promoción. Ya que el costo de los menús para entrega son mayores y en algunos casos no incluye el envío, crea cupones o promociones para atraer más clientes

Logística. La mayoría de los restauranteros se interesa tanto en la calidad de su comida y en obtener pedidos que después tienen quejas en el servicio porque “su fuerte” no es la entrega. Hay que tomar en cuenta que los usuarios que se quejan lo hacen generalmente del servicio y no de la comida.

Calificación. Darle la oportunidad a los comensales de calificar tu servicio no solamente te ayudará a mejorar tu servicio sino a posicionar tu marca y realizar acciones gracias a los datos recabados (qué se consume más, la frecuencia, horarios, ubicaciones etc.) 

A:M