Hizo de su bigote un logo y de su nombre una marca, aprende cómo Charles Chaplin consiguió liderar el mercado de la comedia durante muchos años -y aun su legado sigue vigente.

El pequeño Charles Chaplin 

Charles Chaplin, hijo de padres artistas, vivió grandes dificultades durante su niñez debido al alcoholismo de su padre y los fuertes trastornos psicológicos de su madre. Sin embargo, estas dificultades serían inspiración para cultivar una mente creativa y olvidarse de las situaciones. Quedó huérfano a temprana edad, por lo que debió vivir de orfanato en orfanato. Las dificultades de su niñez darían origen a su visión sensible y delicada del mundo.

Con tan solo 6 años ya asistía a castings acompañado de su hermano mayor, quien también se dedicaba a la actuación. Al llegar a la mayoría de edad, emprende en conjunto con 2 compañeros y su hermano su propia productora de cine buscando una mayor libertad creativa. De esta forma, Charles Chaplin podía hacer públicas sus reflexiones sociales y políticas.

Debido a las exigencias del mercado y de su propio negocio. Charles Chaplin genera una personalidad versátil siendo: escritor, productor, actor, director e inclusive, músico para sus propias películas. Gracias a su esfuerzo para sobreponerse a los altercados de la industria fue altamente reconocido por su gran talento.

Así mismo, Charles Chaplin generó de sí mismo una marca personal al posicionar su estilo de trajes, bastón y bigotes. Siendo este último la característica principal por el cual se le era reconocido. Pero dejemos que Facilisto nos explique mejor de qué se trata todo eso de la marca personal. 
Lecciones de emprendimiento al estilo Charles Chaplin

Crea una marca con mostacho

Charles Chaplin es reconocido por 2 cosas: sus películas y su bigote.

Charles Chaplin utilizó su estilo, traje, bigote y bastón como una forma de identidad.
Al igual que cualquier empresa al generar un logotipo de su marca que identifique el producto o servicio que ofrecen. De esta forma, comienza a producirse el posicionamiento en la mente de los consumidores o espectadores en base a referencias la imagen, el contexto. De esta forma facilitamos el reconocimiento por parte del público, siendo capaces de distinguirnos de la competencia.
Al producir centenares de películas de cine mudo y utilizando el mismo estilo de bigote para casi todos sus personajes, Charles Chaplin consiguió posicionar su imagen como ícono de referencia para el cine mudo.

Por otra parte, Charles Chaplin generó al igual que el resto de las empresas  un concepto, visión y misión que funcionarían como personalidad de la marca; destacando en cada una de sus obras la brillantez, humildad, gracia y crítica social, además, aumentando la empatía para con el público y reflejando sus valores como producto.

También te puede interesar este artículo: ¿Por qué ir al gym no es tan saludable como piensas?

Entiende el mercado

Durante su trayectoria Charles Chaplin se convertiría en un ícono de referencia para el cine mudo. Sin embargo, a mediados de su carrera el cine estaba cambiando gracias a la tecnología tal como el mercado actual que se mantiene en constante movimiento. Al integrarse el audio y posteriormente el color a la cinematografía, Charles Chaplin evolucionó su arte, demostrando nuevamente su versatilidad y experimentando una forma diferente de hacer cine. 

Para mantenerse en la vanguardia y ser competitivo, comenzó a trabajar el audio en sus próximas cintas cinematográficas y se convirtió en el compositor de la mayoría de las bandas sonoras de sus películas. Posterior a eso, una vez que el cine fue totalmente audiovisual, volvió estrenar una de sus  más famosas creaciones “El Gran Dictador”.

El poder del lenguaje

El contenido comunicativo que genera cada una de nuestras expresiones puede connotar seguridad, temor, credibilidad e incluso, conseguir que confíen en nuestro proyecto. Al ser un actor de cine mudo, Chaplin comprendía a la perfección cómo funciona el lenguaje corporal. El mismo puede ayudarnos o  alejarnos de grandes oportunidades, ya que consigue expresar ideas, sentimientos y emociones.

Igualmente, como buen emprendedor, sabía exactamente qué mensaje quería dar al mundo. Mucho más allá de la comedia, expresó ideas humanistas, sociales y modernas que lo distinguieron de otros actores en su género.

Atrévete

Decidido a crear una industria para su estilo de cine, Charles Chaplin emprendió su propia empresa cinematográfica, produjo sus propias películas y fue fiel a su personalidad e ideas. No conforme, fundó la organización United Artists con distintas personalidades del gremio para debatir ideas y compartir proyectos.
Con la libertad de tomar decisiones y crear las producciones tal cual como las imaginaba, Charles Chaplin desafió al sistema establecido, marcó una tendencia, envió un mensaje contundente y disfrutó de su arte sin censura. De hecho, la película “El Gran Dictador”, sátira del nazismo, fue estrenada en pleno apogeo de la II Guerra Mundial, demostrando que la mejor parte de emprender con tu propia empresa es el libre albedrío en las decisiones que tomes.
Con una personalidad radiante, la chispa de su ingenio y el esfuerzo en su trabajo, Charles Chaplin fue la viva prueba de cómo innovar y mantenerse fiel a los principios en una industria dominada por las grandes firmas.


A:M