El predecesor de todos los juegos de la familia del ajedrez, es decir, no solo del ajedrez europeo sino también del xiangqi, shōgi o el makruk, surgió presumiblemente en la India septentrional como juego para cuatro. Este ajedrez primitivo se conocería como chaturanga (चतुरङ्ग en sánscrito) en Persia y tras la conquista por los árabes continuaría desarrollándose siguiendo las expansiones islámicas.

Y es asi como este juego es actualmente uno de los juegos más populares del mundo.

1. En la vida, y en los negocios, al igual que en el Ajedrez, debemos ser cautelosos, astutos y pacientes para realizar los movimientos.

2. Debemos identificar quiénes somos en realidad. Identificar si uno es un simple peón en el tablero. En cualquier momento puedes decidir ser una pieza más importante en el tablero. Pero si nos fijamos, el Rey, en el ajedrez, es la pieza más débil y necesita del resto para lograr su objetivo.

3. Identificar quién es la reina. Ésta puede ser tu madre, tu novia, tu esposa, una amiga, un socio... esa persona a la que le otorgamos mayor importancia.

4. Los alfiles, que serían nuestros brazos derecho e izquierdo; personas de confianza que necesitaremos para avanzar, pues nadie tiene éxito estando solo.

5. Los caballos, que son las estrategias con las que contamos y que hay que usar y aplicar de forma correcta y efectiva.

6. Las torres, que serían nuestras fortalezas, nuestra infraestructura.

7. Los peones, que son las personas que están dispuestas a luchar por alcanzar el objetivo grupal. Está claro que el peón es la pieza más "sacrificable". Todo rey necesita a los peones para ganar, pero está claro que el peón siempre estará a expensas del rey. Son las piezas más necesarias del juego, incluso de cualquier empresa, pero probablemente sea "la pieza" que menos disfruta.

¿Cómo puede ayudar al ajedrez a un empresario?
 Los 3 principios básicos del ajedrez aplicados a los negocios serían:

* Dominio del centro (del tablero), que sería tu nicho de mercado.  
* Movilidad de las piezas, donde entraría la gestión, producción, marketing, ventas y estrategias.  

También te puede interesar este artículo: 7 estrategias para publicar una app con éxito

* La seguridad del rey. En este caso, el rey es la empresa, y a éste sólo le salvarán los "números".

8. La competitividad lo es todo. En la vida, en los negocios, y en el ajedrez, frente a ti siempre hay alguien dispuesto a darte jaque mate. Siempre estamos compitiendo, y eso es algo que nunca hay que olvidar.

9. Puedes estar en amplia superioridad, y aún así, perder. Del mismo modo, puedes estar en amplia inferioridad y aún así ganar.

10. El éxito en una partida de ajedrez, al igual que en la vida, depende de una única cosa; el cómo piensas. No hay más.

11. Las equivocaciones son fatales. Hablamos mucho de los beneficios del fracaso, pero en los negocios y en la vida, al igual que en el ajedrez, puedes estar haciéndolo todo correctamente, y un simple error te puede costar la partida. No se puede volver atrás en los errores, y no tenemos otra que seguir adelante.

12. Una vez cometemos un error, aprendemos de él para no volver a cometerlo en la próxima partida, porque siempre habrá más partidas si no desistes en tu pasión por el juego.

13. A veces toca atacar, otras defenderte, hay un tiempo para pensar y reflexionar. Finalmente, la partida no se gana con los movimientos, sino con el pensamiento y la estrategia que elaboras antes de mover una pieza.

14. Puedes imitar el juego de un campeón, y aún así perder. Y es que lo que ha funcionado para otros, no tiene por qué funcionarte a ti. No hay dos partidas iguales.

15. Tienes que ajustar continuamente tu estrategia a la de tus oponentes. Podemos planear toda una serie de estrategias, pero debemos estar preparados para adaptarnos a la nueva situación de una forma rápida según los movimientos de la parte contraria.

Interesantes todos estos puntos, pero nunca olvides éste otro: "El la vida, al igual que en el ajedrez, al final de la partida, el rey y el peón, van a parar al mismo cajón."

A:M