Stephen Hawking es el científico más reconocible de nuestros tiempos.
Ha pasado años en busca de una teoría que describa nuestro Universo y, a pesar de su debilitante enfermedad, ha logrado popularizar la ciencia como pocos, transmitiéndole sus ideas a millones de personas.

1942: Un joven muy normal

Hawking nació el 8 de enero de este año y creció en St Albans, una encantadora y pequeña ciudad cerca de Londres. Era el mayor de cuatro hermanos.

Su padre era un biólogo investigador y su madre una secretaria de investigación médica, por lo que no sorprende que se interesara en la ciencia.
Como estudiante le atraían la física y las matemáticas, pues pensaba que ofrecían las perspectivas más fundamentales sobre el mundo.
Pero no hubo nada que lo hiciera sobresalir ni en la escuela ni en sus primeros años en la Universidad de Oxford.

1965: Se casa con Jane Wilde

Hawking obtuvo un grado en Física de la Universidad de Oxford y empezó un doctorado en la Universidad de Cambridge.
Su universo privado se expandió cuando le propuso matrimonio a su futura esposa.
Jane Wilde también era de St Albans y estaba estudiando Lenguas Modernas.

Había conocido a Hawking en una fiesta de Año Nuevo, antes de que se le diagnosticara esclerosis lateral amiotrófica (ELA), un tipo de enfermedad motoneuronal.
La pareja decidió casarse pronto pues no sabían cuánto tiempo le quedaba de vida.

Su salud se fue deteriorando, por lo que empezó a caminar con un bastón.
Wilde era dos años más joven que él y tuvo que pedir un permiso especial de su universidad pues estaba permitido que los estudiantes se casaran.

1966: Una nueva forma de pensar el mundo

La enfermedad le dio a Hawking una visión única del mundo.
Superó los límites de su discapacidad entrenando su mente para que funcionara de otra manera. 

A medida que perdía el uso de sus extremidades, desarrolló una forma de visualizar problemas en su mente para encontrar soluciones sin necesidad de escribir ecuaciones.
Algunos de sus colegas opinan que gracias a esa manera de pensar ha hecho sus más grandes descubrimientos.
Para entonces, Hawking estaba trabajando en una de las ideas más bizarras de la ciencia: los agujeros negros.

Había sido una predicción extrema de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, que decía que se creaban cuando estrellas enormes colapsaban hasta tener tamaño cero y densidad infinita, algo conocido como la "singularidad".

1970: ¿Podrían los agujeros negros dar pistas cómo nació el Universo?

El trabajo que hizo Hawking sobre los agujeros negros ayudó a probar la idea de que hubo una Gran Explosión o Big Bang al principio de todo.
Aunque había sido desarrollada en la década de los 40, la teoría del Big Bang aún no había sido aceptada por todos los cosmólogos.

Trabajando junto al matemático británico Roger Penrose, Hawking se dio cuenta de que los agujeros negros eran como el Big Bang en reversa, lo que significaba que las matemáticas que había usado para describir los mentados agujeros negros también describían el Big Bang.

Fue un momento clave para demostrar que el Big Bang realmente había ocurrido.
A medida que su cuerpo se deterioraba, la carrera de Hawking estaba despegando.

1974: En busca de las leyes fundamentales de la Física

Hawking se dio cuenta de que los agujeros negros podían servir para explorar el Santo Grial de la Física: una teoría unificada que combinara la relatividad genera con la mecánica cuántica.

Esas dos poderosas pero incompatibles teorías describen al Universo en escala cósmica y subatómica respectivamente.

Los intentos de Hawking de combinarlas produjeron un resultado sorprendente: que los agujeros negros deberían brillar.

Ese efecto se conoce ahora como "La radiación de Hawking".

Y ese trabajo solidificó su reputación como uno de los pensadores claves de su generación.
En ese año fue elegido como miembro de la Sociedad Real de Londres, a la edad de 32 años, convirtiéndose en una de las personas más jóvenes en tener ese honor.

1985: Pierde su voz pero encuentra una nueva

Mientras estaba en Ginebra, Suiza, fue internado en un hospital debido a que le había dado una neumonía que estaba poniendo en peligro su vida.

Los doctores sólo podían salvarlo haciéndole una operación que le iba a quitar la posibilidad de hablar.
Después de eso, sólo se podía comunicar usando sus cejas.

 Hawking estaba acongojado pero una vez más se rehusó a darse por vencido.
Sus amigos le ayudaron a usar avanzado un sintetizador de voz que le dio una nueva y distintiva forma de hablar.

Uno de los primeros deseos que expresó una vez aprendió a manejar el sistema fue que alguien le ayudara a completar un nuevo libro en el que había estado trabajando.

1988:Breve historia del tiempo

Hawking quería explicarle sus teorías al público, y ganar dinero para mantener a su familia mientras su salud se deterioraba.

"Breve historia del tiempo: del Big Bang a los agujeros negros" fue un best sellerdurante cuatro años.

Hawking piensa que su éxito se debe a que le ofrece acceso a la gente a las grandes preguntas filosóficas, pero reconoce que el interés humano de su propia historia impulsó las ventas.

También te puede interesar este artículo: Tommy Torres estrena el tema “Ven” en el Viejo San Juan

Se vendieron 9 millones de tomos, Hawking se convirtió en una celebridad y su vida se transformó.

1995: Se casa por segunda vez

Stephen Hawking con Elaine MasonDerechos de autor de la imagenPA
Image caption
Stephen Hawking con Elaine Mason el día de su boda.

Después de 25 años de matrimonio y tres hijos, Stephen y Jane 
Hawking se divorciaron.

La fama y la enfermedad se habían tornado en una carga demasiado pesada para su relación.

Él se casó con su enfermera, Elaine Mason.

Hawking describió su relación con Mason como "apasionada y tempestuosa".

Su segundo matrimonio duró 11 años.
La razón que dio para que éste se terminara fue la presión de su padecimiento.

1999: Un ícono de la cultura popular

En 1999, Hawking fue honrado con lo que muchos consideran como la máxima distinción: apareció como invitado en la animación "Los Simpsons".

Para entonces ya era una personalidad tan famosa por sus escritos públicos y cameos como por sus trabajos científicos.

Había presentado un documental –"El Universo de Stephen Hawking"–, había aparecido en "Star Trek: la nueva generación" y había prestado su distintiva voz para un álbum de Pink Floyd –"The Division Bell".
Y había seguido publicando libros científicos populares.

2004: La paradoja de la pérdida de información en los agujeros negros

Su trabajo sobre los agujeros negros continuó.
En 2004 se le ocurrió una nueva y audaz idea respecto a la cuestión de si estos violan las leyes de la Física.
Una de las ideas que apuntalan la teoría cuántica es que las propiedades físicas de las partículas subatómicas (o "información") no pueden ser destruidas.

Durante años, Hawking argumentó que los agujeros negros no destruían información, pero nunca había demostrado cómo.

En una conferencia todo el mundo estaba esperando una defensa desafiante de sus ideas, pero en cambio de eso, Hawking sorprendió dando un giro radical.
Su nueva y controvertida teoría –de que la información es transmitida a otros universos– demostró que seguía repensando su imagen del Universo.

2009: Declara que no se retira

Como requieren las reglas de la Universidad de Cambridge, Hawking dejó el cargo de profesor Lucasiano de Matemáticas  cuando cumplió 67 años de edad.

Para entonces, ya no podía usar su mano para operar su silla de ruedas, y sólo se podía comunicar moviendo los músculos de su mejilla para controlar su sintetizador de voz.

No obstante, anunció que seguiría trabajando.Aunque no podía ocuparse de las responsabilidades administrativas que le corresponden a los científicos más veteranos, pudo continuar haciendo lo que mejor hace: pensar. Asumió un nuevo cargo en la universidad y continuó publicando sus escritos en las principales revistas especializadas.

2010:El gran diseño

En su muy exitoso libro "El gran diseño", Hawking nuevamente osó sorprender, esta vez respecto a la búsqueda de una teoría del todo.

Dijo respaldar una idea radical: la Teoría M o Teoría-U.

2014:Hawking en la pantalla grande
 

Stephen Hawking fue interpretado por Eddie Redmayne. En "La teoría de todo", Eddie Redmayne representó a Hawking y fue honrado con un Oscar.

La película está basada en el libro "Travelling to Infinity: My Life with Stephen", las memorias de su primera esposa Jane.
Ella y Hawking colaboraron con el equipo de producción y él permitió que usaran su voz en la banda sonora.

Hawking mismo alabó el film y dijo que le había quedado difícil distingir entre las fotografías de cuando era joven y las de Redmayne.

La película se convirtió en un testimonio duradero de la habilidad de Hawking de inspirar tanto a los científicos como al público.

A:M