Si una empresa quiere vender y saber moverse por Internet necesita una herramienta fundamental: un auténtico plan de marketing online. Para elaborarlo es necesario diseñar una estrategia concreta que se adapte a las exigencias de un cliente determinado y diferente al tradicional: hablamos del público 2.0. Saber calibrar el 'tono' del discurso, el tipo de contenido y una estrategia en base a un calendario son puntos básicos para tener éxito, tal y como nos explican los expertos del portal especializado Basepyme

El cliente será el encargado de marcar las directrices del plan de marketing. Sus preferencias, opiniones, gustos y demandas delimitarán las pautas a seguir. Debes tener en cuenta que el entorno digital no se puede generalizar, sino que lo más conveniente es segmentar.

Esto significa que deberás utilizar unas herramientas y un tono diferente según el público al que quieras dirigirte. Por tanto, la primera pregunta que debes hacerte antes de elaborar la estrategia es a quién va dirigido tu mensaje.

Una vez que tengas claro qué tipo de usuario será el receptor de tu plan de actuación, los expertos recomiendan analizar los recursos que tienes a tu alcance. Por ejemplo, si estás presente en una o varias redes sociales, si tienes un blog, si tienes a una persona en plantilla que se encargará de llevar a cabo el proyecto o si, en cambio, cuentas con un equipo de trabajo para materializarlo.

Esta medición de fuerzas te permitirá saber rápidamente cómo puedes desplegar las armas de tu plan de marketing y si tu meta es o no ambiciosa. Y precisamente aquí es donde empieza el tercer pilar de tu estrategia: el objetivo.

En este sentido, ten en cuenta que no puedes pedir imposibles y que debes sacar conclusiones de su evolución. Por tanto, procura que los objetivos sean reales y que sus resultados se puedan medir con facilidad.

Los contenidos, al detalle

También te puede interesar este artículo: 10 pautas para agregar valor comercial al marketing digital

Una vez que tengas claro a quién te diriges, qué medios tienes en tu mano y qué quieres conseguir, debes centrar tus esfuerzos en los contenidos.

Por ejemplo, es aconsejable saber qué peso vamos a dar a cada tipo de contenido (si habrá más videos que artículos e infografías) y qué tono tendrán (lógicamente, no es lo mismo dirigirse a mujeres de veinte años que a hombres de mediana edad).

También es importante que planees dónde vas a distribuir los contenidos: si a través de tus redes sociales, del blog o de otros medios alternativos. Todo ello sin olvidarte de elaborar un calendario para fijar los días e incluso las horas de planificación.

Date tiempo y analiza resultados

Los últimos dos factores que debes tener en cuenta a la hora de elaborar un plan de marketing digital es que debes dejar pasar el tiempo para poder sacar conclusiones y tomar medidas para corregir cualquier error o contratiempo.

Por tanto, no olvides que estamos hablando de un trabajo a largo plazo que requiere paciencia y esfuerzo (al fin y al cabo, potenciar la imagen de marca no puede conseguirse en unas semanas) y que debes analizar si funciona tu estrategia, porque la única manera de saber si vas por el buen camino es analizando el impacto real que está teniendo en la empresa el plan de marketing que has elaborado