Científicos estadounidenses demostraron que realizar una rutina de ejercicios breve e intensa diariamente, mejora la memoria de las personas. Esto se comprobó tras realizar experimentos sobre los efectos que producía pedalear en una bicicleta estática.

Un estudio realizado por investigadores del Centro de Neurobiología del Aprendizaje y la Memoria de la Universidad de California en Estados Unidos, reveló que hacer ejercicio mejora la memoria. A esta conclusión llegaron los especialistas a través de un experimento enfocado en el análisis de los efectos que tenía pedalear sobre una bicicleta estática durante 6 minutos al 70% de la capacidad máxima, después de visualizar fotografías de la naturaleza y animales.

Durante la investigación, publicada en el portal muyinteresante.es, los neurobiólogos mostraron múltiples imágenes a los participantes, a quienes posteriormente se les sometió a la realización de una rutina de ejercicios que comenzaba de manera leve y poco a poco se volvía más forzosa.

A la par, se desarrolló el mismo procedimiento con otro grupo de personas pero se eliminó la actividad física, como parte del experimento.

También te puede interesar este artículo: Las 10 situaciones roba energía según el Dalai Lama

Tras ello, exactamente una hora más tarde, a todos los voluntarios se les realizó por sorpresa un test de memoria sobre las fotos que habían visto previamente. En consecuencia, según los expertos, los resultados mostraron claramente que quienes habían hecho deporte recordaban perfectamente lo visualizado en comparación a quienes no.

Los sujetos que participaron tenían edades comprendidas entre 50 y 85 años. Sabrina Segal, científica a cargo del estudio, conjuntamente con sus colegas californianos atribuyen estos resultados al hecho de que cuando las personas  realizan ejercicios físicos intensos los organismos liberan una hormona llamada norepinefrina, cuya función es llevar los mensajes químicos enviados desde el cerebro para la modulación del aprendizaje y la memoria.

“Con una población que cada vez envejece más, necesitamos averiguar cómo mejorar la calidad de vida y prevenir el deterioro mental”, asevera Segal, que confía en que el ejercicio sea una de las respuestas.