Es una profesional y empresaria exitosa, actriz, exmodelo  y reina de belleza, que representó a Bolivia en Estados Unidos; es madre, esposa y nació sin peroné.  La boliviana Elizabeth Bress Vonderhaar desde  pequeña fue dueña de una personalidad arrolladora, con la cual luchó contra la discriminación y los estereotipos. 

Elizabeth, de 39 años,  nació en  San Ignacio de Velasco, departamento de Santa Cruz. Actualmente   vive en Los Ángeles (California), Estados Unidos, junto a su esposo y sus dos hijos.  Es propietaria y vicepresidenta de SOS Medical Specialized Orthopedic Solutions (Soluciones Ortopédicas Especializadas), una empresa que fabrica y vende prótesis, y fundadora de Sending Out SOS, una organización que se encarga de brindar ayuda a personas de bajos recursos que han perdido una pierna.

"El tener un problema físico no me ha quitado la dicha de ser mamá y de poder amar con todo mi ser. Tengo ciertas limitaciones, pero me adapto a mi entorno y mis capacidades. Utilizo mi tenacidad para seguir luchando en la vida y ser parte del cambio en el mundo, donde los conceptos morales están tergiversados”, dice Elizabeth. 

Desde hace  tres años   la boliviana colabora también  con en  Centro de Miembros Artificiales Matthew Pepe & FunProbo,  en  la ciudad de La Paz, haciendo donaciones  para ayudar a otras personas que han perdido una pierna.
  
"Ella se sensibiliza cuando tenemos algún caso   para colaborar económicamente, nosotros trabajamos con voluntarios de todo el mundo ”, explica la gerente administrativa del centro, Yvonne Evia.
  
Actitud para sobrevivir

Elizabeth nació sin  peroné en la pierna derecha, tenía este miembro con una malformación. A los 11 años le amputaron la pierna debajo de la rodilla, dice que fue uno de los momentos más traumáticos de su vida. 
A pesar del apoyo familiar y de sus amigas, recuerda que otros niños eran crueles con ella y le ponían sobrenombres como pata de palo y mujer biónica.  

Al llegar a la adolescencia,  comenzó a despertar el interés del sexo opuesto,  fueron entonces otras chicas de su edad quienes más la discriminaron.
 
"Por fuera demostraba que estaba muy bien, tenía una personalidad arrolladora, me volví una maestra en encubrir el dolor agonizante que me calaba. A los 14 años entré en una etapa depresiva, en la que me sentía en un abismo sin salida, que se hizo más profunda a los 22, al cumplir 24 era profesional y trabajaba como jefa de ventas en una buena empresa”, cuenta. 
Era muy popular y atractiva, pero se sentía perdida. Había un cuestionamiento dentro de su cabeza que aparecía cada vez que lograba algo bueno: ¿Y ahora qué? ¿Esto es todo lo que hay en la vida?

Un cambio en el horizonte

Migrar a los Estados Unidos fue un momento decisivo para transformar su vida. Considera que en ese país existe más educación y conocimiento sobre las personas con discapacidad.  

Incursionó en el mundo del modelaje y  en  2004 participó en el certamen de belleza Señora  Internacional, y quedó  en el undécimo  lugar entre 48 candidatas. "Nada mal para una chica sin experiencia de vida, era muy joven, aún trataba de descubrirme a mí misma”, afirma.

Recuerda que el certamen le dio la  oportunidad de  cambiar la perspectiva que tenía sobre la vida,  exponerse sin esconder su "defecto físico”, sin sentir discriminación. 

De modelo a empresaria

El esposo de Elizabeth, Jeffrey Vonderhaar, fundó Specialized Orthopedic Solutions  hace 11 años. Ella lo conoció hace nueve años, poco tiempo después de conocerlo tuvo un malentendido con el director de una película que protagonizaba y decidió dejar la actuación y el modelaje.   

Su entonces amigo,  hoy esposo, la convenció de buscar empleo en el área  ortopédica. Algo que logró gracias a su especialización en marketing y ser trilingüe,  luego de tres años se unió a la empresa de Vonderhaar como socia. 
Su empresa, según explica, es  una de las compañías más reconocidas en  Los Ángeles. Trabaja con más de 115 médicos ortopédicos y ayuda a más de 500 pacientes al mes. "Tenemos equipo de punta que ayuda a la rehabilitación de  los pacientes después de haber tenido una cirugía ortopédica”. 

La empresa provee prótesis de rodilla, muñeca, pie, caderas, collares cervicales y fajas, entre otros.

También te puede interesar este artículo: Producción de Poltergeist sufre extraños sucesos durante el rodaje de la película

Actualmente, además se encuentra escribiendo una autobiografía que publicará en Estados Unidos a través de  la compañía Indigo River.

El libro habla de sus  secretos más profundos, de  su  vida desde su nacimiento en  la localidad de San Ignacio de Velasco hasta convertirse en la mujer de negocios que es hoy en día. 

Si hay algo que tiene que transmitir a las personas  es que cualquier cosa que sucede   en la vida puede transformarse en algo positivo, excepto la muerte. 

"Me siento muy bendecida, ya que mi discapacidad sin lugar a dudas ha sido transformada en mi bendición y sé que puedo ser la voz de muchas personas que sufren”, finaliza.

Elizabeth Bress Vonderhar nació sin peroné, pero nada pudo detener su ansias de tener una vida completa.


Algo más sobre  Elizabeth Bress 

Deportes 
Elizabeth Bress Vonderhaar practica kick boxing, box, spinning, pesas, aparatos, aeróbicos y escala montañas. 

Actuación  
Ha actuado en películas independientes como  Looking for prince charming  y   Volumne II en roles protagónicos, además hizo teatro en San Diego y Los Ángeles, EEUU.  

Motivadora 
Es oradora motivacional y coautora del best seller  Step into your visión (Entra en tu visión). Da charlas y brinda ayuda a niños que han quedado huérfanos.

 

A: JVC