NUEVA YORK (CNNMoney) – El iPhone 6 no es el único teléfono inteligente que se dobla bajo presión.

El nuevo Galaxy S6 Edge se doblará al punto de quedar deformado permanentemente cuando se le aplican 45 kilogramos de presión, de acuerdo con una prueba realizada por la compañía de seguros para móviles SquareTrade Labs. Esa es la misma cantidad de presión que se necesita para que se doble o deformen los teléfonos iPhone 6 Plus.

La compañía encontró que el iPhone 6 Plus puede soportar más antes de que se rompa al punto de ya no poder ser reparado.

El Galaxy S6 Edge se doblará al punto de que dejará de funcionar cuando se le apliquen 67 kilogramos de presión. En cambio, a un iPhone 6 Plus deberás de aplicarle 81 kilogramos para romperlo completamente y dejarlo inservible.

Una vocera de Samsung no respondió de inmediato a las solicitudes para que realizara comentarios sobre la prueba.

"Mientras los fabricantes recurren a pantallas más grandes y dispositivos más delgados, estos pueden ser más susceptibles a doblarse o quebrarse", dijo Jessica Hoffman, jefa de comunicaciones de SquareTrade. "El doblarse puede ser bueno en una clase de yoga pero no es lo que esperamos de un dispositivo móvil".

También te puede interesar este artículo: El auto 'cangrejo' conduce de lado y se estaciona en espacios diminutos

Para probar los teléfonos, SquareTrade usó un robor llamado BendBot, creado por científicos de la Universidad de California Berkeley. BendBot simula lo que ocurre en un teléfono cuando está en el bolsillo de una persona y accidentalmente se sienta.

Los teléfonos de Apple se vieron envueltos en la polémica en septiembre pasado cuando comenzaron a surgir fotos de los dispositivos completamente doblados. Un video que mostraba a un hombre doblando su iPhone 6 pronto se volvió viral, pero Apple dijo que de los 10 millones de consumidores que habían comprado el teléfono, solo algunos se habían quejado de dicho problema.

Aunque los nuevos teléfonos de Apple y Samsung se doblan sin dificultad, SquareTrade encontró que el nuevo HTC M9 es difícil de doblar, pero muy fácil de quebrarse. El M9 solo se comenzó a deformar cuando se le aplicaron 54 kilogramos de peso pero también comenzó a romperse en ese punto. El botón de encendido salió volando, lo que lo hizo inutilizable

A: P