El plan de Portland sugiere que para diciembre de 2017 los insecticidas neonicotinoides deberán ser reemplazados por completo con otro tipo de manejo de plagas.

Aunque son minúsculas, las abejas tienen una tarea mayúscula en el equilibrio ecológico y la producción de los alimentos que consumimos. Durante los últimos años hemos perdido colonias de abejas enteras debido a los pesticidas que se utilizan en la agricultura, en especial los neonicotinoides.

La ciudad de Portland, Oregon, en un intento por proteger a estos polinizadores ha prohibido su uso en los parques de la ciudad, aunque éstos son utilizados ampliamente alrededor del mundo. Estudios de Harvard han demostrado que existe una estrecha relación entre el uso de neonicotinoides con el Trastorno de Colapso de Colonias, el cual afecta a las abejas ocasionando muertes masivas.

Hasta ahora los jardines de Portland eran cuidados con un pesticida llamado imidacloprid, una fórmula granulada que se esparce en la capa superior del suelo. Desde Junio de 2013, el Departamento de Agricultura de Oregon ha registrado 7 incidentes de muerte de abejorros a causa de este producto, 6 de ellos en la zona metropolitana de Portland.

Estos eventos fueron razón suficiente para que las autoridades impulsaran un plan en el que se planea sustituir este tipo de pesticidas por otro tipo de métodos para controlar las plagas en la ciudad. Su uso está estrictamente limitado y para diciembre de 2017, su uso deberá ser nulo.

Los parques dejarán de adquirir este producto gradualmente así como evitar la compra de plantas de ornato tratadas con neonicotinoides. Todas las plantas que se adquieran para las oficinas públicas de la ciudad deberán estar libres de estas sustancias. El manejo de plagaseficiente y ecológico es una actividad primordial para el gobierno de Portland en estos momentos.

También te puede interesar este artículo: Estudio: mes de nacimiento estaría relacionado con el riesgo de sufrir determinadas enfermedades

Como parte de la eliminación de este tipo de pesticidas se evaluará la viabilidad de algunos otros insecticidas para controlar la mosquita roja entre otras plagas que afectan los jardines de esta ciudad. Este estudio servirá para orientar a los ciudadanos en el cuidado de sus plantas para que los polinizadores puedan seguir cumpliendo su función.

Muchas otras ciudades en el mundo deberían tomar el ejemplo de Portland, en verdad no deseamos imaginar una vida sin polinizadores. Si la crisis alimentaria en el mundo tiene que ver con hacer llegar los alimentos a las personas que lo necesitan, si la producción de los mismos se ve afectada, no habrá poder que nos libre de ella.

 

A:I