Este ejercicio ofrece muchos beneficios físicos y psicológicos si lo utilizamos al entrenar.

Nadie duda de que el ejercicio físico es bueno para nuestra salud. En la última década, los gimnasios han ido ganando cada vez más y más popularidad, y aunque el objetivo de algunos es mejorar la estética corporal, practicar ejercicio físico es un hábito saludable siempre y cuando no se convierta en una adicción. ¿Sabías que hay personas que son adictas al running? Puedes leer el artículo “Runnorexia": la moderna adicción al running” para saber más.

En los centros deportivos, una nueva tendencia ha cogido carrerilla y su práctica ha proliferado en los últimos tiempos: es el “spinning”, un método de ciclo indoor que aporta una serie de beneficios tanto físicos como psicológicos.

Breve historia del spinning
Tres días después de llegar a los Estados Unidos desde Sudáfrica en 1979, Johnny Goldberg fue víctima de un robo en un hotel de Santa Mónica donde se hospedaba. Prácticamente sin un centavo debido al incidente, se vio sin trabajo. Johnny Goldberg, más conocido como Johnny G en la actualidad, persuadió a los dueños de un gimnasio para que le dieran la oportunidad de trabajar como entrenador personal, pues había sido personal trainer durante años en un gimnasio en Johannesburgo. ¡Tuvo suerte! Y al poco tiempo de llegar a EEUU ya estaba trabajando en lo que le gustaba.

Cuando ya se había estabilizado su situación, comenzó a practicar el cross-country, una especialidad del ciclismo de montaña, y compitió en varios eventos. Goldberg pasaba horas y horas en su garaje realizando entrenamientos con su bicicleta sobre un rodillo; sin embargo, este método le parecía aburrido. Para motivarse, ponía música para que sus entrenamientos fuesen más amenos y divertidos. Notó que su condición física mejoraba al mismo tiempo que lo pasaba bien y se lo comentó a sus amigos, que comenzaron a reunirse en su garaje y entrenaban todos juntos al ritmo de la música.

Pero Goldberg le encontraba pegas al rodillo, así que, en 1997, mandó construir una bicicleta estática similar a la bicicleta que utilizaba para la competición, a la que le llamaría “sprinter”. Así es como nació este fenómeno del fitness, que se extendió rápidamente por toda la costa Oeste de Estados Unidos, y al cabo del tiempo al resto del planeta.

¿Entrenamiento aeróbico o anaeróbico?
El spinning es una actividad que se realiza en grupo y que es dirigida por un monitor. Este programa de entrenamiento se lleva a cabo sobre bicicletas estáticas, que son diferentes a la clásica bicicleta inmóvil, pues posee un disco de inercia que hace que, aunque dejemos de pedalear, éste siga moviéndose. Esta característica ayuda a que el pedaleo sea más natural y no se nos quede clavada la rodilla al realizar el empuje.

Es frecuente hablar del spinning como un trabajo aeróbico; sin embargo, las sesiones de este deporte pueden contener trabajo de resistencia cardiovascular, entrenamiento de velocidad y trabajo interválico, por lo que el entrenamiento anaeróbico también forma parte de este método.

El spinning engancha, principalmente porque se suda y se trabaja mucho, es divertido y motivante, cada uno regula su resistencia en función de su condición física y el movimiento es bastante mecánico y simple, a diferencia de lo que puede ser una sesión de step o aerobic.

Los beneficios del spinning
Si estás pensando en iniciarte en esta práctica, presta atención a las siguientes líneas. A continuación puedes encontrar una lista con los 13 beneficios del spinning.

1. Bajo impacto para las articulaciones
El spinning es considerado un deporte de bajo impacto, por lo que es posible beneficiarse del entrenamiento sin que las articulaciones o las rodillas lo sufran. Incluso, su práctica está recomendada para aquellas personas que sufren artritis, según afirma un estudio realizado por la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU).

2. Reduce el riesgo de lesiones
A diferencia, por ejemplo, de correr sobre el asfalto o practicar crossfit, las modalidades de bajo impacto tienen una menor probabilidad de provocar lesiones. Los estudios muestran que este tipo de actividades siguen siendo igual de beneficiosas para mejorar los niveles de condición física, la salud cardiovascular o mejorar la calidad del sueño. Además, al ser un ejercicio con un patrón de movimiento repetitivo, es más seguro que otras clases dirigidas como el aerobic.

También te puede interesar este artículo: Armstrong siente lo que hizo y espera que la verdad ayude a acabar con el dopaje

3. Mejora la salud del corazón
Un buena manera de hacer que el corazón funcione de manera más saludable es practicando spinning. Los estudios muestran que ayuda a mejorar la aptitud cardiovascular considerablemente y, además, fortalece nuestro órgano vital, mejora ritmo cardiaco y disminuye la presión arterial.

4. Aminora el estrés
El spinning ayuda a reducir el estrés y aliviar tensiones, por lo que es ideal practicarlo tras una dura jornada de trabajo. Asimismo, como cualquier forma de ejercicio físico, la práctica diaria de spinning reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés. Esta práctica deportiva mejora la habilidad de nuestro cuerpo a la hora de tratar con la tensión y las consecuencias negativas de este fenómeno.

5. Ayuda a perder grasa
El spinning es un entrenamiento ideal para quemar calorías, pues dependiendo de la intensidad es posible quemar hasta 700 kcal en una sesión. Además, el entrenamiento interválico provoca que no solo quememos calorías durante la sesión, sino también después del ejercicio.

6. Aumenta la autoestima
El ejercicio físico puede hacerte sentir bien y ayudarte a verte mejor, lo cual significa que la percepción que tienes de ti será positiva y, en consecuencia, puede aumentar tu autoestima. Según el Primer Barómetro sobre el Movimiento en España realizado por 'Rexona, el ejercicio físico nos hace sentir bien físicamente y nos permite sentirnos más seguros y confiados. Eso sí, sin obsesionarse.

7. Produce químicos de la felicidad
El spinning libera una serie de sustancias químicas en nuestro cerebro, como las endorfinas o la serotonina. Las endorfinas son responsables de que nos sintamos enérgicos y animados después de practicar deporte; y los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y a los estados de ánimo negativos. Los estudios muestran que el ejercicio físico aumenta los niveles de estos neuroquímicos.

8. Ayuda a dormir mejor
La serotonina no solamente mejora el humor, sino que favorece la producción de melatonina, que es la hormona relacionada con el sueño. Por tanto, practicar ejercicio físico también ayuda a dormir mejor, tal y como reveló un estudio de la Universidad de Duke. Gracias al spinning, logramos un sueño apacible y mejoraremos la calidad y cantidad de éste. Eso sí, conviene no practicarlo poco antes de ir a dormir.

9. Mejora el sistema inmune
El spinning fortalece el sistema inmunológico y protege contra ciertos tipos de cáncer. Un grupo de investigadores encontraron que la práctica deportiva aumenta el número de células del sistema inmunológico del organismo, y aunque el efecto es sólo temporal, la práctica regular de ejercicio físico protege contra de los virus y bacterias que pueden provocar complicaciones para nuestra salud.

10. Mejora la resistencia
Aunque en el rendimiento deportivo influyen muchos factores, es evidente que la resistencia juega un rol importante en el deporte. Al ser un entrenamiento interválico, el spinning mejora la resistencia tanto aeróbica como anaeróbica. Aunque no seas deportista, esto lo notarás en el día a día, por ejemplo, al subir escaleras o al caminar al trabajo, pues estarás menos cansado.

11. Tonifica piernas, glúteos y abdominales
En las sesiones de spinning no solo se trabaja la resistencia, sino que también mejora el tono muscular, especialmente en la zona del core, los glúteos y las piernas. Cuando aumentamos la resistencia en la bicicleta, se realiza el mismo esfuerzo que si subiésemos una colina, lo que favorece el desarrollo de los músculos de estas zonas.

12. Mejora las relaciones interpersonales
El spinning se realiza en grupo, algo que puede ser muy motivante. Además, esto es una buena oportunidad para conocer gente nueva y hacer nuevos amigos. A medida que mejore nuestra autoconfianza y tengamos más contacto con algunas personas, más nos relacionamos. La música de las clases de spinning y el ambiente divertido y activo estimula las relaciones sociales.

13. Fortalece los huesos y las articulaciones
Con el spinning no solamente se fortalecerán algunos músculos como los glúteos o los isquiotibiales, sino que los huesos, tendones y ligamentos que rodean estos músculos también se fortalecerán. Esto es positivo también si se practican otros deportes, pues disminuye el riesgo de lesiones. 

A:M