Prevé generar el 20 % de su electricidad con energía nuclear para 2030

Japón prevé generar un 20 % de su electricidad con energía nuclear para 2030, para lo cual tendrá que reactivar gran parte de sus plantas atómicas apagadas a raíz del desastre de Fukushima, según un informe del Gobierno.

La energía nuclear volverá a tener un peso significativo en el “mix energético” de Japón, según el documento del Ministerio de Industria, del que se hace eco la agencia local Kyodo, y que servirá de base para la estrategia energética que aprobará el Ejecutivo próximamente.

El Gobierno liderado por el primer ministro Shinzo Abe ha impulsado la reactivación de las plantas nucleares que cumplan los nuevos requisitos de seguridad más estrictos fijados tras el accidente de la central de Fukushima Daiichi en marzo de 2011.

Antes de dicho accidente, la energía nuclear suponía el 30 % de la producción energética total del país, pero esta proporción se redujo a cero tras el apagón nuclear propiciado por la catástrofe.

Todos los reactores de Japón permanecen actualmente detenidos, aunque el Gobierno espera lograr que las dos primeras centrales que han cumplido los nuevos estándares de seguridad empiecen a funcionar este mismo año, pese a la oposición pública que muestran las encuestas.

El informe aprobado por el Ejecutivo prevé que para 2030 , es decir, aquellas capaces de suministrar la demanda mínima requerida a cualquier hora del día.

También te puede interesar este artículo: Mujeres que revolucionaron la tecnología con inventos fabulosos

En este tipo de plantas se incluyen las nucleares y las termoeléctricas, así como las hidráulicas y las geotérmicas dentro del apartado de renovables.

El documento del Ejecutivo no incluye ninguna cifra concreta de producción energética procedente de fuentes renovables, aunque su último plan básico de energía, aprobado el pasado abril, prometía elevar el uso de renovables, que actualmente se sitúa en torno al 12 %.

El accidente provocado por el terremoto y tsunami de 2011 en Fukushima es el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

Sus emisiones y vertidos radiactivos aún mantienen evacuadas a unas 70.000 personas que vivían junto a la central y han afectado gravemente a la pesca, la agricultura y la ganadería local. EFE

 

A:I