Diversos experimentos muestran que las bacterias que resisten a los antibióticos se vuelven aun más resistentes al ser expuestas al humo de cigarrillos.

(www.neomundo.com.ar) La bacteria Staphylococcus aureus -resistente a la meticilina (MRSA)-, ya es una bacteria que causa problemas graves de por sí.  

Quienes sufren su ataque pueden tener peligrosas infecciones en la piel, en sangre, las infecciones del sitio quirúrgico o neumonía que pueden poner en riesgo la vida. 

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad de California, informaron sobre un hallazgo que empeora las cosas: el humo del cigarrillo puede –todavía- hacer más grave esta situación.

 El "paper", publicado en la última edición de marzo de la revista médica Infection and Immunity, demuestra que las bacterias MRSA expuestas al humo del cigarrillo se vuelven aún más resistentes a su destrucción por parte del sistema inmune.

 "Ya sabemos que fumar cigarrillos daña a las células respiratorias e inmunes de las personas y ahora hemos demostrado que –por otra parte- el humo también puede "estresar" a las bacterias invasoras y hacerlas más agresivas", resumió la investigadora Laura Crotty Alexander, profesora de la Universidad de California en San Diego.

 Crotty Alexander es una neumóloga que atiende a muchos pacientes que fuman. Y también suele atender infecciones causadas por MRSA, y de preguntó si uno podría influir en el otro. Para probar su idea, Crotty Alexander y su equipo infectaron cultivos de macrófagos -células del sistema inmune- con bacterias MRSA.  

Pero a algunos cultivos se les hizo el proceso bajo extracto de humo de cigarrillo.  

También te puede interesar este artículo: 6 señales de estrés que no deberías ignorar

Y encontraron que -mientras que los macrófagos eran igualmente capaces de doblegar a las dos poblaciones bacterianas- tenían más dificultades para matar las bacterias MRSA que habían sido expuestas al humo del cigarrillo.

 Para entender mejor el porqué este fenómeno, el equipo de Crotty Alexander estudió y probó la susceptibilidad de estas bacterias resistentes, a los mecanismos individuales fisiológicos que los macrófagos usan normalmente para matar estas bacterias.  

Y comprobó que las moléculas presentes en el humo del cigarrillo parecen fortalecer a la bacteria MRSA, mediante la alteración de sus paredes celulares; de manera tal de que las vuelve más capaces de repeler a los péptidos antimicrobianos y evitar otras artimañas bioquímicas que usan las células del sistema inmune. 

"Ya sabíamos que los fumadores de cigarrillos son más susceptibles a las enfermedades infecciosas. Ahora tenemos pruebas de que el humo del cigarrillo agrava el problema".

 

 

A:I