La estrategia mental para conseguir lo que quieras

La “Ley de atracción” y sus derivados hablan de imaginar algo que deseas con fuerza, de actuar como si lo hubieses conseguido, y en breve “el Universo” hará todo para que lo obtengas. Básicamente, lo que le da realidad a esta propuesta es anclar el pensamiento en un objetivo concreto, de manera que pones todos tus recursos en encontrar la manera de conseguirlo, aún cuando trabajas en pensamiento paralelo.

Lo dicho anteriormente no está mal, sin embargo, está incompleto. Por eso mucha gente se frustra cuando practica la “Ley de la atracción”, ya que no le funcionó. Cuando esto les sucede siguen buscando libros y seminarios sobre el tema para saber cómo hacerlo de manera correcta.

“Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu propia mente disciplinada.”
-Buda-

 

El valor de la estrategia mental

Como digo a continuación, no soy adepto a esta propuesta pero sí encontré un sentido que puede facilitarnos el camino hacia aquello que deseamos. La clave está en pensar más allá de lo que queremos conseguir y de cómo queremos hacerlo. Y en ese camino utilizar una correcta estrategia mental es esencial.

Estrategia mental

La mente humana es tremendamente compleja y muchas veces vienen a ella pensamientos que limitan la acción: “muy linda la propuesta, sí, pero creo que no lo voy a poder hacer”, “no creo que llegue a conseguir esto en este tiempo”, “estoy demasiado cansado para hacer esta tarea”. Son solo algunos ejemplos de pensamientos limitantes que llegan todo el tiempo a nuestra mente y nos frustran.

En estos casos nos olvidamos de algo sumamente importante con lo que todos contamos: la imaginación y la creatividad. Utilizando estos dos recursos podemos alcanzar lo que queramos o al menos imaginar la manera de hacerlo, como si de un proyecto se tratara e ir desarrollándolo.

También te puede interesar este artículo: ¿Qué hacer para tener un cerebro joven?

Esa es probablemente la mejor parte, porque como dije en un artículo sobre la felicidad, lo importante no es el objetivo sino el camino que recorramos hacia él y cómo lo recorramos, para que podamos aprender cosas nuevas sobre nosotros y nuestros recursos.

El recorrido es la clave porque si el objetivo no se da hoy, al menos lo intentamos y aprendimos mucho para seguir intentándolo.

“La mente de un hombre es capaz de todo, porque todo está en ella, el pasado y el futuro.”
-Joseph Conrad-


Evitar pensamientos que limitan

Hemos señalado solo una primera forma de poner en práctica la estrategia mental. La segunda (se pueden invertir si se quiere) es, como dice el sabio de la película El guerrero pacífico, “sacar la basura”. A eso se refiere cuando llegan a la mente esos pensamientos limitantes y miedos, a veces infundados, que nos paralizan para llegar a eso que deseamos. Si reconocemos y nos enfrentamos a esos pensamientos, crecemos y los temores se irán empequeñeciendo hasta dejarnos libres para actuar.

La última clave es, como dije en otro artículo, es vivir todo el tiempo (o lo más que podamos) mirando el presente. Estando en el “aquí y ahora” nos va a ayudar a disfrutar de este tramo del recorrido y a quitarnos temores sobre lo que podría suceder en el siguiente tramo.

Esta es la estrategia mental que propongo, pero como digo siempre, cada uno sabrá adaptarla a sí mismo, a sus recursos y objetivos. Pero, lo importante básicamente, es eliminar esos pensamientos que limitan a nuestras capacidades.

“Las cadenas de la esclavitud solo atan las manos: es lamente la que hace al hombre libre o esclavo.”
-Franz Grillparzer-