Las instituciones educativas requieren la presentación de evaluaciones físicas de sus estudiantes.

A pocas semanas de comenzar un nuevo ciclo lectivo, los padres deben afrontar uno de los requisitos más delicados: los certificados de aptitud médica que requieran las instituciones educativas: el Certificado Médico Escolar.  

Este consiste en una consulta oftalmológica para determinar la agudeza visual y una audiometría. Por otra parte, también se solicita un Apto Físico Escolar, un certificado pedido por escuelas argentinas a los chicos y adolescentes una vez por año, y que es clave para determinar si puede -o no- participar en la clase de educación física.  

El mismo se rige con los mismos principios que el apto que puede solicitar una institución deportiva o gimnasio. "Se debe recordar que el médico cardiólogo de por sí solo no emite el apto físico definitivo, sino que comprende un eslabón del enfoque multidisciplinario del paciente. Dado que, si bien una persona desde el punto de vista cardiovascular puede estar apta para realizar un ejercicio, puede ser también portadora de otras patologías, como asma, epilepsia o diabetes; que desaconsejan o pueden limitar los ejercicios físicos", dijo el doctor Carlos Reguera, Coordinador del Servicio de Cardiología de INEBA.  

PARA QUE SIRVE

La confección del Certificado es uno de los pasos que se debe cumplir para la práctica segura de cualquier tipo de ejercicio físico y/o deporte. La Ley N° 139/98 obliga a los gimnasios solicitar un certificado de aptitud física a las personas que realicen actividad física en sus instalaciones, escuelas y colegios se han hecho eco de su importancia y lo solicitan al comenzar las clases.  

El objetivo es detectar patologías a través del interrogatorio, examen físico y estudios complementarios. ¿Cuántas veces practicamos ejercicio físico sin saber si estamos en condiciones de hacerlo? Esto supone un riesgo, para disminuirlo, es necesario el Certificado de Aptitud Física.  

El certificado comprende tres áreas:  

También te puede interesar este artículo: Científicos ingleses descubren una proteína que puede acabar con todos los cánceres

1) Clínico/pediátrica;  

2) Traumatológica; 

3) Cardiovascular.  

Esta última intenta identificar patologías cardiovasculares preexistentes y relevantes para reducir el riesgo asociado a la práctica del deporte. 

"Como recomendación, sugerimos que aquellos que practiquen deportes o lleven a cabo algún tipo de actividad física realicen previamente una evaluación de aptitud física", explica el Dr. Hernán Provera Coordinador del Área de Prevención Cardiovascular de INEBA. La evaluación mínima de primer nivel para el apto físico cardiovascular en deportes competitivos debe comprender: Interrogatorio, Examen físico y ECG de reposo. Finalmente, la Ergometría de 12 derivaciones y el ecodoppler cardiaco quedan a criterio del profesional. 

 

A:I