Los hábitos que leerás a continuación son practicados en promedio por el 90% de las personas que conocemos como exitosas.

Estas, luego de cientos de entrevistas, reconocen que su éxito se debe en gran parte a sus “hábitos”, aquello que practican a diario y que los conduce a tener resultados diferentes en sus vidas.

Joel Brown, autor del blog Addicted2Success se dio a la tarea de conocer los hábitos de estas personas, a continuación tienes las respuestas más comunes que llevaron estas personas a su nivel destacado de éxito.

Los 7 Hábitos que practican el 90% de las personas exitosas:

Hábito 1: Escribe tu “lista de pendientes”, la noche anterior

Las personas exitosas escriben sus tareas pendientes para el día siguiente, cada noche antes de cenar o irse a la cama se preparan de esta forma para ser más productivos.

Cómo hacerlo: Las personas exitosas tienen el hábito de enumerar sus tareas, y tú puedes hacer lo mismo, simplemente poniendo lo “más importante” primero.

Esto puedes realizarlo enumerando las actividades y seguir haciéndolo a lo largo de las demás tareas dándoles a cada una su jerarquía.

Hábito 2: Mente, cuerpo y alma

El 90% de los entrevistados admitieron practicar algún tipo de actividad enfocada a la salud mental y física en un momento determinado del día.

La meditación parece ser un hábito bastante popular entre estas personas.

Hábito 3: Establecer metas y visualizarlas

El 95 por ciento de las personas exitosas suelen escribir sus metas, planes o visión para obtener éxito regularmente.

Por lo general, hacen esto en la mañana para establecer sus intenciones diarias y para preparar su estado mental para afrontar un día lleno de desafíos en el camino hacia el éxito.     

Cómo hacerlo: Deepak Chopra mencionó que hay varios aspectos importantes que hay que tener en cuenta cuando estamos fijando nuestras metas:

– Ir más allá de nuestros límites

– Tener metas mensurables

También te puede interesar este artículo: Blatter renuncia y anuncia que habrá elecciones en la FIFA

– Registrar tu progreso

– Y establecer límites de tiempo

Hábito 4: Gratitud y autoevaluación positiva

Ser agradecido y centrarse en lo positivo parece ser una prioridad común en la vida de las personas exitosas. 

Algo sorprendente que el autor best selling y neurocientífico Joe Dispenza plantea:

“Si estás diciendo afirmaciones como: ‘Soy abundante, soy maravilloso, soy imparable’, pero en realidad estás sintiendo miedo, entonces tu cuerpo está en oposición.

Los pensamientos son el lenguaje del cerebro y los sentimientos son el lenguaje del cuerpo. Esos pensamientos rebotarán porque no son iguales a las emociones que te hacen sentir el miedo.

Si una persona siente gratitud, y la ha practicado una y otra vez auténticamente y dice afirmaciones como, “Soy maravilloso, soy increíble, soy imparable” y así sucesivamente y se alinea con su sistema nervioso entonces aquí es donde el poder real entra en juego”.

La gratitud es poder, y mucha gente en la actualidad se está dando cuenta de esto.

Cómo hacerlo: Trata de ser agradecido por lo menos tres veces al día y compártelo con un amigo o compañero, o simplemente contigo mismo. Cualquier cosa que te ayude a apegarte a este hábito positivo.

Pero siempre debes justificar porque estás agradecido, esto consolida el efecto. Así que cuando digas que estás agradecido, hazlo de esta manera:

” Estoy agradecido por tener mi pareja en mi vida porque él/ella siempre me apoya y me anima a seguir mis sueños sin importar nada“.

Esto te recuerda por qué estás dando gracias y tiene un efecto más profundo en ti que tan sólo una declaración superficial.

Hábito 5: Desarrollo personal

Las personas exitosas se enfocan en aprender nuevas habilidades, leer libros prácticos y escuchar podcasts, entrevistas y cursos informativos.

Durante una conversación con el autor best selling y entrenador de liderazgo Simon Sinek, dijo:

“Mi trabajo nunca está completo, nos despertamos con hambre de aprender, y nadie es verdaderamente un experto. Cualquiera que diga: “Soy un experto en algo” ha cerrado su mente a la idea de que tal vez no lo sabe todo.