Pretextos hay muchos para no hacer ejercicio, pero la verdad es que sí es posible incluir el ejercicio a tu rutina diaria, sin salir de casa. Practicar yoga es fácil y sencillo y produce una multitud de beneficios para nuestra salud.

El yoga es una disciplina originaria de Oriente y está considerada como el regalo de la India al mundo. Miles de personas la practican a diario y sus beneficios para la mente y el cuerpo son innumerables.

¿Por qué practicar yoga?

¿No te ha pasado que te sientes más cansado de la cuenta? ¿O que quieres realizar alguna actividad y tu flexibilidad, fuerza o resistencia te lo impiden? La falta de ejercicio diario genera debilidad de músculos y articulaciones.

El yoga contribuye a fortalecer músculos y huesos. Además, aporta flexibilidad y resistencia que necesitas. El dominio de la respiración beneficia el control emocional y la meditación te ayudará a rebajar tus niveles de estrés.

También combate la ansiedad y los estados depresivos. La práctica diaria del yoga mejora los estados de ánimo. Con las ocupaciones diarias y la rutina de trabajo te impiden tener un equilibrio con tu vida, aquí te damos algunos ejemplos de cómo puedes incorporar el yoga a tu vida en la comodidad de tu casa.

Ejercicios de yoga para practicar en casa:

  • Postura del loto o Padmasana: Esta es una de las posturas más conocidas e ideal para comenzar la rutina y sirve para relajar cuerpo y mente. Sentado, coloca el pie izquierdo sobre el muslo derecho y viceversa. La planta del pie debe estar mirando hacia arriba, la espalda debe permanecer recta y las manos con las palmas hacia arriba. Une los dedos pulgar e índice. Respira profundamente.
  • Postura de liberación del viento o Pavanamuktasana: Esta postura es muy buena para estirar la espalda y liberar tensiones. Tumbado boca arriba, lleva ambas rodillas hacia el pecho. Rodea con tus brazos ambas piernas y respira hondo. Mece suavemente la espalda de un lado hacia el otro.
  • Postura del cadáver o Savasana: Es muy sencilla y aporta mucha relajación. Tumbado en el suelo con las piernas y brazos separados del cuerpo. Mantente boca arriba, quieto y con los músculos completamente relajados.
  • Media pinza o Ardha Uttanasana: Es muy beneficiosa para ganar flexibilidad. Con las piernas completamente estiradas, baja las palmas de las manos hacia el suelo, hasta que estén completamente pegadas. Eleva tu cuerpo hacia adelante y trata de mirar al frente.
  • Postura del niño o Balasana: Sentado en el suelo, con las nalgas apoyadas sobre la planta de los pies. Inclina tu pecho hasta pegarlo a tus muslos. Los brazos estirados hacia atrás, permanecerán con las palmas hacia arriba. Esta postura además de estirar la columna vertebral, combate el estrés y el cansancio.

El yoga contribuye a tu rendimiento laboral:

También te puede interesar este artículo: Messi revela su mayor secreto

Cuando practicas yoga, tu salud mejora y tu metabolismo se activa. Al sentirnos cargados de energía rendimos más en el trabajo y notaremos nuestro cuerpo más dispuesto a realizar actividades que antes nos producían fatiga.

Levantarse por la mañana y practicar yoga, contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo. Por tanto, comenzaremos nuestra jornada predispuestos a superar los retos que nos depara el día.

No hay nada mejor que sentirse pleno y con la fuerza suficiente para mostrar nuestra competencia. Si nos mantenemos fuertes tanto física como psicológicamente, ningún ascenso será inalcanzable ni imposible.

Prueba a empezar el día con ganas. Dedica tiempo de valor a tu rutina de yoga. Pero sobre todo mantén una dieta saludable y equilibrada. En poco tiempo estarás ganando lo que realmente mereces.

Los ejercicios de yoga para hacer en casa, son un recurso perfecto para dejar de posponer el cuidado de tu salud y de tu físico. Además de ser fáciles, puedes adaptarlos a tus propias necesidades.

Puedes empezar con cinco posturas al día, e ir agregando más a medida que el cuerpo se fortalece. Irás conociendo “asanas” a medida que vayas avanzando. Eso hará que sepas, cuál es la adecuada para ti, dependiendo de tu momento y de tu necesidad.

El ejercicio no tiene por qué ser sacrificado, si no que puede ser adaptable y divertido.

A:M