Cómo ser mejor persona: consejos para ser mejor persona cada día.

Ser una buena persona nos hace sentir bien, nos ayuda a relacionarnos con los demás y también hace que afrontemos las cosas de forma más positiva. Por eso son muchas las personas que se proponen empezar a ser mejor persona para así mejorar ciertos aspectos de su vida, como sus relaciones laborales, sus amistades o su autoestima. Si tú también te has hecho este propósito pero no sabemos por donde empezar, te ayudamos.

Cómo ser más guapa
¿Qué hacer cuando estás triste?

Estos pequeños consejos te ayudarán a ser mejor persona cada día y, si los pones en prácticas, notarás pronto una mejora en tu calidad de vida y, especialmente, en tus relaciones personales, incluso en tu relación de pareja. Ser una buena persona es la mejor forma de afrontar nuestra vida de forma positiva y de sentirnos bien con nosotros mismos.

Sé una persona educada. Sé educado con los demás sin esperar nada a cambio. Saluda al llegar a los sitios, pregunta a tus compañeros de trabajo cómo están, da los buenos días y las buenas tardes con una sonrisa. No supone ningún esfuerzo y dará una buena imagen de ti a los demás. No te frustres si no todo el mundo lo hace igual que tú.

Sé agradecido con los demás. Nunca olvides dar las gracias a las personas que te prestan ayuda, o que dedican una parte de su tiempo a ayudarte a hacer alguna tarea, o que simplemente se interesan por algún problema tuyo y te muestran su apoyo. Simplemente con la palabra 'gracias' podemos cambiar la imagen que proyectamos y pasar de ser una persona agradable y educada a un mal educado. Cuando des las gracias, siéntete agradecido de verdad y demuéstralo para que no se quede en una simple palabra que has dicho por cumplir.

Dedica tiempo a los demás. Ofrecer parte de nuestro tiempo a los demás cuando lo necesiten también es ser una buena persona. Cuando alguien de tu familia te pida ayuda, debes mostrarte disponible, aunque no sea el mejor momento para ti. También debes estarlo cuando un amigo te pida un favor importante o si alguien te pregunta algo por la calle. Escuchar a los demás y prestarle la ayuda que esté en tus manos en ese momento puede ser un detalle que marque la diferencia. Ayudar a los demás también nos hace sentir bien con nosotros mismos y refuerza nuestra autoestima. Además de suponer un alivio para la persona que necesitaba de nuestra ayuda.

También te puede interesar este artículo: Con estos tips ADIÓS cansancio

Trata bien a la gente que te quiere. La gente cercana que te quiere y te aprecia debe sentir que el sentimiento es mutuo. Para ello debemos ser siempre amables con ellos y corresponderles cuando nos traten bien o nos muestren cariño. Es importante que tengas tiempo para ellos y que pongas interés en realizar actividades juntos que refuercen vuestra unión.

No te dejes llevar po los maleducados. Un desprecio de alguien hacia nosotros, un mal gesto o una palabra inapropiada puede despertar nuestra rabia y llevarnos a comportarnos como él, pero es importante que controlemos estas situaciones. Tu educación no depende de la que muestren los demás hacia ti, tienes que ser igual de educado siempre. Si una persona te muestra sus malos modales continuamente o intenta enfrentarse a ti, quizás lo mejor sea que limites el contacto con él y simplemente reduzcas la conversación a un salud y una despedida. No te dejes arrastrar por su mala educación. Ser educados y amables con las personas que no lo son quizás sea el reto más complicado cuanto intentas ser una buena persona.

Ten paciencia. En tu rutina diaria puede que te encuentres con un montón de situaciones en las que tu falta de paciencia te puede llevar a decir una palabra inadecuada o tratar a alguien con desprecio, por eso tienes que aprender a ser paciente. En los lugares públicos puedes encontrarte con muchas personas que no siguen las normas básicas o que hacen cosas que te ponen de los nervios, pero tendrás que tener paciencia e ignorar sus acciones si no quieres estallar y acabar comportándote como la persona que ya no eres. También debes tener paciencia con tus familiares, especialmente con las personas mayores y con los niños. No intentes que piensen como tú o entiendan todo lo que quieres explicarle a la primera. Escucha sus dudas y trata de resolverlas con calma. Si hace falta, respira despacio y cálmate antes de continuar con la conversación.

No te sientas estúpida. Algunas personas piensan que ser una buena persona y ayudar a los demás implica ser estúpido, ya que ven estos gestos de bondad como permitir que los demás se aprovechen de ti. Esta idea es completamente errónea. Ayudar a los demás y compartir tus conocimientos con ellos es algo muy inteligente. Si alguien pretende aprovecharse de ti realmente, notarás la diferencia.

En definitiva, utilizar el sentido común, la buena educación y ser amables con los demás son pequeños gestos que conseguirán convertirte en una mejor persona cada día, y esto te traerá beneficios, tanto sociales como personales.

Estos sencillos consejos te ayudarán a adquirir nuevos hábitos en tu día a día que te ayudarán a ser mejor persona cada día. Llevarlos a cabo es sencillo, ya que solo tienes que usar el sentido común y poner un poco de tu parte para convertir estos comportamientos en tu nueva forma de ser.