Seguramente crees que la empresa Toyota, la marca de vehículos más grande del mundo, siempre se dedicó a la fabricación de vehículos. Pero no Trome, hace décadas, en 1937, Toyota era una empresa familiar dedicada a la confección de telares, donde trabajaba Sakichi Toyoda, un ingenioso joven que creó una máquina semiautomática de telares para ayudar a su familia a levantar y perfeccionar su negocio.

Sin embargo, este joven tenía un sueño: crear el primer automóvil japonés. Aunque no lo logró le dejó la misión a su hijo, KiichiroToyoda, a quien envió a Estados Unidos para que aprenda de la industria automotriz americana. Durante tres años en Norteamérica, Toyada hijo se dedicó a aprender la línea de producción de los vehículos. Al sentirse listo para fabricar el suyo, regresó a Japón y junto a un equipo de siete personas creó el primer auto japonés.

¡Lo hizo a mano Trome! En un constante ejercicio de ensayo y error, como si se tratara de una receta de cocina. No imaginaron que ese primer coche sería la semilla de un imperio global. Pronto comercializaron los primeros vehículos, llegaron los inversionistas y lograron la expansión de la compañía… luego fue la internacionalización.

Había nacido Toyota Motor Corporation. Como empresa han demostrado que tiene una estrategia ganadora que les ha permitido sortear tiempos difíciles de recesión económica, que llevaron a la quiebra a otras empresas de este rubro. En su libro, “Toyota, ¿cómo el fabricante del mundo alcanzó el éxito?”, Jeffrey K. Liker explica la filosofía de gestión de esta compañía y como logró destacarse entre las mejores empresas del mundo gracias a su calidad y una eficiencia japonesa.

Una receta para el éxito sin duda, que puede aplicarse tanto a una empresa enorme como a un pequeño emprendimiento. En ese sentido, Juan Sebastián Sabogal, editor del Grupo Editorial Norma, extrajo los 10 principios que aplicó Toyota para ser una empresa exitosa, aplicables a las pequeñas y medianas empresas.

1. Filosofía de largo plazo. No importa lo que pase con sus objetivos financieros en el corto plazo, tome sus decisiones en función de lo qué va a pasar en el futuro.

2. Sistemas de alarma. Problemas tenemos todos, la diferencia es que empresa exitosa los resuelve. Identificar los problemas en su etapa inicial permite tomar soluciones inmediatas y menos costosas.

3. Inventarios eficiente. Haga una medición realista de lo que necesita tener en inventario. “Hace cuatro años, Toyota fue realista y supo que por la recesión iba a bajar la demanda de automóviles, por lo tanto, disminuyó su producción y sus inventarios especialmente en Estados Unidos”.

También te puede interesar este artículo: Google Ideas se convertirá en una incubadora de negocios

4. Carga de trabajo. Hay que ser cauto con la carga de trabajo de acuerdo con la realidad y cúmplalas siendo siempre fiel a su filosofía de largo plazo. “Los japoneses tienen la capacidad de identificar quién está trabajando más y menos, eso es vital para la productividad de una compañía”.

5. Que no se repitan los problemas. Busque una solución definitiva a los problemas para que no se vuelvan a presentar. “Establecer sistemas para no cometer los mismos errores aplica para todo. Por ejemplo, si yo no quiero llegar a final de mes sin dinero, hago un plan financiero para que no me vuelva a pasar en la vida”.

6. Tareas estandarizadas. Utilice un método estable y repetible que permite mayor rendimiento y facilidad en la capacitación de los trabajadores. Los tiempos se simplifican y ayudan a desarrollar nuevas ideas.

7. Constante seguimiento. Detrás de este principio hay una anécdota de la empresa que es importante resaltar. Los ingenieros de la compañía presentaron el proyecto del primer vehículo híbrido de la marca. El presupuesto era US$3 millones y cinco años de investigación. El director de la compañía les dio US$1 millón y tres años. Tuvieron éxito y ahora el Toyota Prius es el híbrido más vendido del mundo.

8. Tecnología fiable y probada. Para la compañía japonesa, los avances tecnológicos deben servir para apoyar la gente, no para reemplazarla. Estar a la vanguardia de lo que ofrece la tecnología, ayudará a ahorrar costos y esfuerzos fallidos en la organización.

9. Haga crecer a los líderes. Formar realmente personas que crean totalmente en la filosofía de trabajo de la compañía y que transmita información sin celos.

10. Asesórese bien antes de tomar decisiones. Una vez que las tome, ejecútelas de inmediato. Para tomar las decisiones usted debe preguntar, tratar de concertar y deliberar con sus socios, proveedores o implicados en la decisión, pero no debe dudar un segundo al ejecutar los proyectos