En los negocios, necesitamos adaptarnos a las condiciones del mercado, a los cambios de gustos de los clientes, sin que eso signifique perder la esencia. Real Madrid es el modelo a seguir. (Foto: AFP). Cinco lecciones de negocios que nos dejó el Real Madrid ¿Cuáles son las enseñanzas que puede dejar la final de la Champions al mundo de los negocios? Los equipos deportivos se comportan como empresas, responden a varias leyes de marketing y, por eso, para los emprendedores son figuras aleccionadoras.
Por: Mercadeo Global

Existe gran cantidad de conexiones entre marketing y deporte, negocios y deporte. El que algunos deportistas de élite, equipos o eventos conciten la atención de los aficionados del mundo, del impacto que sus actuaciones, sus triunfos y sus derrotas implican para ellos es interesante. Se comportan como empresas, responden a varias leyes de marketing y, por eso, para los emprendedores son figuras aleccionadoras.

Un partido de fútbol puede analizarse bajo esta óptica, la de buscar lecciones de marketing para emprendedores. Estas son las cinco lecciones que extractó el autor.

1) La gestión del ego: estos equipos de fútbol de primer nivel, plagados de estrellas mediáticas que ganan millones de dólares, son una feria de vanidades. El gran mérito del técnico Zinedine Zidane, al frente del Real Madrid, más allá de lo deportivo, fue gestionar adecuadamente los egos de sus principales figuras. Especialmente, el de Cristiano Ronaldo, que tiene actitudes que pueden atentar contra el bienestar del grupo.

Igual sucede, a veces, en las empresas: las ansias de figuración de un empleado, las ganas de figuración de un jefe, la falta de autocrítica de un directivo (líder) dan al traste con los objetivos colectivos. Zidane habló, expuso su experiencia y los convenció. Su mensaje llevó tranquilidad al vestuario y el grupo se mantuvo enfocado y unido. Liderazgo, buena comunicación y objetivos claros, los aciertos del DT francés.

2) Adaptación a la exigencia: bajo el mando de otros técnicos, Real Madrid era un grupo predecible que dependía exclusivamente de sus individualidades. Sin embargo, a medida que pasaron los partidos, que se acumularon las prácticas, el club español se transformó en un verdadero equipo, es decir, en un colectivo en el que cada uno conoce su valor y su tarea, y la desempeña con lujo de detalles.

Real Madrid necesitaba un cambio del estilo de su juego, porque cuando los rivales podían neutralizar a sus individualidades lo maniataban. Bajo el mando de Zidane, en cambio, amplió la variedad de sus argumentos y se tornó muy difícil de vencer. En los negocios, necesitamos adaptarnos a las condiciones del mercado, a los cambios de gustos de los clientes, sin que eso signifique perder la esencia. Real Madrid es el modelo a seguir.

También te puede interesar este artículo: Bolivia despacha a Ecuador con un gigante Quiñónez

3) Mejor beneficios, que características: Zidane privilegió el equipo por encima de las individualidades, al contrario de lo que habían hecho técnicos anteriores. Si bien mantuvo una estructura, movió algunas fichas que no terminaban de encajar y las sustituyó por otras que se adaptaron a la perfección y que le dieron mayor poder al grupo. Eso es difícil de hacer en fútbol, también en los negocios.

El DT francés prefirió los beneficios que le podía otorgar la sumatoria de talentos, en vez de las características individuales que ocasionalmente podían desequilibrar. Hasta Cristiano Ronaldo entró en esa tónica, y se favoreció. El producto, llamado Real Madrid, salió fortalecido. Si quieres obtener victorias con tus productos, trabaja sobre los beneficios, no a partir de las características. Los primeros son los que, realmente, marcan la diferencia.

4) Cree en lo tuyo, actúa con convicción: no fue fácil el camino del Real Madrid camino de la duodécima consagración en el torneo continental. Hubo momentos difíciles, de dudas, de altibajos, que despertaron ácidas críticas por parte de su exigente hinchada y de la prensa especializada. Fue, entonces, cuando surgió la mejor versión de liderazgo de Zidane, que puso el pecho, aguantó la balacera, protegió al grupo y salió airoso.

¿Cómo lo logró? Se jugó la suya, creyó en su estrategia, apostó por su experiencia, y ganó. Lo criticaron cuando puso a descansar a Cristiano Ronaldo, cuando no alineó a Isco, cuando utilizó a James Rodríguez, cuando respaldó al arquero Keylor Navas. Zidane actuó con convicción en sus ideas y ganó la pulseada. A veces, en los negocios, un poco de terquedad no está mal, siempre y cuando te des la oportunidad de revisar y corregir.

5) ¿Tienes un sueño? ¡Ve por él!: la gran diferencia entre Real Madrid y Juventus en la final de Cardiff no fue estrictamente futbolística, más allá de que los españoles fueron contundentes en los momentos decisivos. Se marcó, principalmente, por la actitud de cada equipo, por la forma en que pusieron en práctica su estrategia, en como emplearon los recursos que cada uno posee. En eso, Zidane se apuntó otra victoria.

Juventus, de excelente campaña hasta la final, que había dejado en el camino a Barcelona, fue una sombra de su mejor versión. Siempre estuvo viniendo de atrás, nunca pudo tomar el control se sometió a las condiciones que le impuso su rival y opuso poca resistencia. Real Madrid tenía un sueño y fue por él sin dilaciones, con decisión. Si tienes u sueño, lucha por él, haz tu mejor esfuerzo, supera todos los obstáculos.