(CNN) — El papa Francisco recordó al mundo cuál es el estado del Vaticano y su papel en la diplomacia moral en un discurso ofrecido al final de la misa de Pascua.

El pontífice lamentó el sufrimiento de las personas por los conflictos mundiales e hizo un llamado para terminar con la violencia en el mundo.

Francisco pidió que el derrame de sangre en Iraq y Siria termine, así como que la asistencia humanitaria llegue a quienes lo necesitan.

"Que la comunidad internacional no se detenga ante la inmensa tragedia humanitaria de estos países ni ante el drama de los refugiados", dijo en el mensaje del urbi et orbi, que significa "para la ciudad (Roma) y el mundo" en latín.

Luego, habló de Tierra Santa y expresó sus deseos para que los israelíes y los palestinos retomen su proceso de paz.

Francisco mencionó a Libia, las conversaciones nucleares con Irán en Lausana, Suiza; a Yemen, Nigeria, Sudán del Sur y el tiroteo en la universidad de Garissa en Kenya.

También pidió por la paz en Ucrania y por la sanación de todos los que sufren.

También te puede interesar este artículo: A México el diablo lo castiga con mucha bronca, dice el papa Francisco

El papa recalcó también el tema de la opresión económica: "Pedimos por la paz y la libertad de muchos hombres y mujeres sujetos a viejas y nuevas formas de esclavitud por parte de individuos o grupos criminales".

Pidió paz a los narcotraficantes, a los oficiales corruptos que colaboran con ellos y a los traficantes de armas.

Francisco finalizó su mensaje con palabras de consuelo para los marginados, los pobres, los enfermos y los que sufren.

Y deseó a todos una feliz Pascua.

A: P