Ya sea para atraer dinero, prosperidad, salud, amor o buena suerte, los rituales más raros de Año Nuevo son una extraña combinación de diversión y misticismo.

En todo el mundo se celebra la llegada del Año Nuevo, pero cada país tiene una especial manera de disfrutarlo, ya sea con algunos platillos especiales o con tradiciones que pueden ser un tanto extrañas para otras personas.

Así, los rituales más raros de Año Nuevo tienen como único fin atraer buenas vibras y la energía necesaria para cumplir con los propósitos que cada persona se proponga, pero no dejan de ser una manera muy extravagante de hacerlo.

En Dinamarca, a pesar de ser de carácter muy serio sus habitantes, justo cuando suenan las campanadas que anuncian la llegada de un año más, todos los daneses se suben a una silla y comienzan a brincar sobre ella.

¿La razón? No queda muy claro el sentido de esto, pero los daneses aseguran que les da buena suerte. Y para demostrar el cariño a sus seres queridos, las familias avientan a las paredes de sus casas las vajillas, rompiendo platos, tazas y vasos, así no queda duda de que el amor existe.

Otro de los rituales más raros de Año Nuevo, sucede en el barrio de Hillsboro, en Johannesburgo,  Sudáfrica. En este lugar, los habitantes literalmente echan la casa por la venta y arrojan los muebles viejos a la calle; esto con el fin de renovarse y atraer mejor suerte.

Según el sitio Latinos Post, en una región de Ecuador en la víspera de Año Nuevo, los habitantes fabrican títeres con los que representan los pecados y alegrías del pasado; pero cuando suena la media noche, los queman como símbolo de que han dejado atrás esos sentimientos y experiencias negativas.

También te puede interesar este artículo: Jugador de clarinete canadiense demanda ex por eliminar su oferta de becas

Pero en Irlanda tal vez sea el país en donde se dan los rituales más raros de Año Nuevo. Esto debido a sus creencias, en donde primero, las puertas de todas las casas permanecen abiertas, permitiendo así que los seres queridos que han muerto regresen sin ningún problema a sus casas.

Luego reciben el año aventando pedazos de pan a las paredes de los hogares, según ellos para alejar las malas vibras y atraer buena suerte a toda la familia.

Y finalmente la más complicada, ya que según el sitio Está en Tu Mundo, los irlandeses aseguran que  la primera personas que debe salir de la casa en Año Nuevo debe ser un “hombre moreno, alto y fuerte para traer prosperidad”.

También se debe evitar a toda costa, que una niña pelirroja se asome siquiera a la puerta, ya que es seguro que atraiga mala suerte y que perdure durante el año.

En Filipinas, las mujeres se visten con vestidos coloridos pero es indispensable que tengan círculos o figuras redondas, ya que “los lunares simbolizan las monedas que traen prosperidad y salud”, dice el portal.

Así, los rituales más raros de Año Nuevo siguen divirtiendo a las personas de todo el mundo y se conservan como una tradición cultural de cada país y sociedad.