El lugar está dentro de la zona protegida y tiene potencial en áreas como el ecoturismo, turismo científico y como una zona de reserva arqueológica.

Distintas iniciativas ciudadanas, entre ellas Protege Los Molles y ONG Otaria, han denunciado públicamente la destrucción de la Reserva de Puquén, zona que actualmente está protegida por el Plan Regulador y que es calificado como sitio prioritario de Los Molles-Pichidangui, donde actualmente se está llevando a cabo un proyecto inmobiliario.

La importancia de esta zona es especialmente relevante puesto que acoge al 49% de la flora gondwánica, es decir, las especies que habitaban antes de la separación de los continentes.

Además de varias especies en peligro de extinción como la nutria marina (Lorna felina) y vulnerables como la torcaza (Columba araucana), lagartija café (Liolaemus nitidus) y la culebra de cola larga (Philodryas chamissonis), por nombrar algunas.

También te puede interesar este artículo: ¿Qué es un brote psicótico? ¿Qué hay que hacer cuando se produce?

Asimismo este sitio cuenta con un importante presencia de objetos arqueológicos; todos en riesgo de desaparecer si se concreta finalmente la construcción de este conjunto residencial. De acuerdo a Proteger Los Molles la construcción de viviendas aumentará la deforestación en la zona, reducirá el hábitat de especies de flora y fauna, además de contaminar el agua marina y los suelos con la construcción de caminos.

La organización explica que el lugar tiene un potencial enorme para el ecoturismo, el turismo científico y su atractivo arqueológico.

A:I