El perro doméstico (Canis lupus familiaris) es una subespecie del lobo. Hoy conocemos un puñado de curiosidades científicas sobre los perros, los mejores amigos del hombre.

El origen de la amistad perro-humano

Los perros han acompañado al ser humano desde hace al menos 15.000 años y, según una investigación de la Universidad de Linköping (Suecia) el origen de esta amistad con las habilidades sociales que conlleva, tienen una base genética. Los expertos identificaron cinco genes relacionados que en el ser humano están vinculados a trastornos del comportamiento, como el autismo o la esquizofrenia.

Los perros reconocen las emociones humanas

Un estudio de la Universidad de Lincoln (Reino Unido) y de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) demostró que los perros son capaces de interpretar nuestros estados de ánimo, pues durante el experimento con 17 perros, no tuvieron tiempo de familiarizarse con los humanos elegidos, sino que respondieron a una asociación de señales emocionales sin este factor condicionante. Es una habilidad del propio del animal, probablemente motivada por la larga relación con los seres humanos desde hace siglos.

¿Cuántas palabras puede entender un perro?

Según un estudio de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), los perros son capaces de distinguir más de 160 palabras, algunos incluso hasta 200. También son capaces de reconocer las señales. La raza canina más inteligente es sin duda la del Border collie (origen Escocia, Inglaterra). Además, los perros pueden la entonación de la voz humana a través de las regiones del cerebro similares a las nuestras.

Amor perruno

 El vínculo entre un perro y su dueño es similar al de una madre con su hijo. Así lo determinó un equipo de científicos del departamento de Ciencia Animal y Biotecnología de la Universidad Azabu (Japón). El estudio, publicado en la revista Science, demostró que la hormona del amor (oxitocina) es la que ha creado una conexión tan fuerte como la que se crea a nivel biológico entre padres e hijos.

Los perros sufren un cáncer transmisible

Los perros son los únicos mamíferos en el mundo que sufren un cáncer transmisible (junto con el demonio de Tasmania). El cáncer que sufren los perros se contagia durante el apareamiento y una de sus consecuencias pasa por la deformación de los genitales. Este tumor puede afectar a perros de todo el mundo y gracias a un estudio genético los científicos descubrieron que la velocidad y la distancia con la que se expandió este cáncer sugiere que los perros viajaban por mar habitualmente junto con los humanos.

La depresión de los perros

A pesar de que los perros generalmente parecen seres alegres, felices y despreocupados, un estudio publicado en la revista Current Biology concluyó que algunos perros son pesimistas por naturaleza (y otros tienen un temperamento mucho más jovial, por supuesto). Así pues, los perros pueden ser pesimistas. Sus reacciones: se preocupan, ladran, se portan mal, gimotean , deambulan... temiendo haber sido abandonados cuando los dejamos solos.

La obesidad de los labradores

Una investigación llevada a cabo por un equipo científico liderado por la Universidad de Cambridge (Inglaterra) y publicado en la revista Cell Metabolism, descubrió un gen asociado con la obesidad canina; esto es, la obesidad de los labradores retriever se debe a una mutación en el gen POMPC, que vincula a una razón biológica su obsesión por la comida.

También te puede interesar este artículo: Perros Panda

El cerebro de los perros

El cerebro de los perros es más grande que el de los gatos gracias a su sociabilidad. Existe un vínculo entre el tamaño del cerebro y el grado de sociabilidad de un determinado mamífero y, en el caso de los perros, su cerebro aumentó el tamaño de su materia gris con el paso del tiempo. Los cerebros que más han crecido en el transcurso de la evolución han sido los monos, los caballos, los delfines, los camellos y los perros. Así, el cerebro de los gatos es mucho más pequeño debido a su carácter solitario e independiente.

Cuestión de tamaño

Razas del inseparable compañero del hombre existen muchísimas (más de 800 variedades) y su tamaño, forma y  pelaje son muy diversos según la raza. En cuestión de tamaño, el más pequeño es el Chihuahua (raza originaria de México) y el más grande, el Gran Danés (raza originaria de Alemania). Si apuntamos al peso, el perro más pesado es el San Bernardo (raza originaria de los Alpes suizos), pues puede llegar a pesar 120 kilos. El Mastín inglés o el Gran ganés también se encuentran entre los perros más corpulentos y pesados.

Visión nocturna

¿Cómo ven los perros? Los canes tienen una visión nocturna muy superior a la humana. Poseen una estructura llamada tapetum lucidum en la parte posterior del ojo que es capaz de reflejar la luz para una mejor visión nocturna. Respecto a su oído, los perros son capaces de escuchar sonidos a una distancia de hasta 225 metros, aunque esto no ocurre durante toda la vida. Recién nacidos son incapaces de ver ni oír nada: únicamente comen (10% del tiempo) y duermen (el 90% de tiempo restante).

¿Comida o caricias?

¡Mejor caricias! Esta es la conclusión a la que llegó un estudio publicado en la revista Social Cognitive and Affective Neuroscience, que demostró que la mayoría de los perros prefieren recibir una caricia de sus dueños a un trozo de salchicha, o lo que es lo mismo, a la comida. En el experimento, la actividad en la zona cerebral implicada en la toma de decisiones y recompensas era muy superior cuando los perros eran acariciados, en comparación a cuando recibían el trozo de salchicha.

Cuestión de genes

Los perros y los humanos compartimos el 75% del código genético. Ciertamente Compartimos más ADN ancestral con los perros que con los ratones (con el chimpancé compartimos el 96% de su ADN).

El origen de la frase 'El perro es el mejor amigo del hombre'

La hemos escuchado miles de veces. Esta frase hay que ubicarla por primera vez el 23 de septiembre de 1870 y su autor fue el abogado George Graham Vest quien la empleó durante un juicio en el que había sido contratado para representar a un cliente cuyo perro había sido asesinado por un granjero vecino, Leónidas Hornsby. El propietario del perro solicitaba una indemnización de 150 dólares. Tras la declaración del abogado, el jurado decidió en forma unánime castigar a Hornsby con una multa de 550 dólares (mucho más del límite legal).

 

 

A: A