Estos son los 9 deportistas paralímpicos cuyas vidas definen a la perfección qué es la resiliencia:

1) Loida Zabala (Halterofilia). Nace en Losar de la Vega , Cáceres. Ha estado en los Juegos de Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 donde ha conseguido 3 diplomas Paralímpicos. Ha sido 10 veces Campeona de España, Campeona de Europa Junior en 2007, Campeona de los Open de Rabat 2009 y Tesalónica 2012, bronce en el Campeonato de Europa de Aleskin de 2013 y un cuarto puesto en el Campeonato del Mundo de Dubai de 2014 entre otros logros. A causa de una mielitis transversa dejó de caminar a los 11 años. Zabala comenzó a entrenar con pesas como una manera de lidiar con el cansancio permanente. Empezó más seriamente a los 18 años, tras ir a Toledo y conocer a su futuro entrenador, Lodario Ramón.

Para poder dedicarse a la halterofilia de forma profesional, tuvo que abandonar su Losar de la Vera natal para trasladarse a Oviedo, donde se encuentra su entrenador. «Conlleva mucho sacrificio puesto que en pocas ocasiones puede ir a Extremadura a ver a mi familia y amigos y no me queda mucho tiempo entre semana, pero son tantos los beneficios que no puedo parar de practicarlo. Me hace sentir satisfecha con lo que voy consiguiendo poco a poco, a parte de una independencia increíble que me hace olvida mi discapacidad y muchas de las barreras que puedo llegar a encontrar en la vida». Loida se dedica exclusivamente al deporte junto su actual entrenador, su hermano Aarón. «Los límites están en la mente. Si tienes una mente fuerte no va a haber ninguna barrera que te impida hacer cualquier cosa», dice convencida.

2) David Casinos. Atletismo. Especializado en: peso, disco y martillo. Entre sus logros se encuentran sus oros en los Juegos Paralímpicos de Sídney, Atenas, Pekín y Londres 2012. Desde niño era diabético. A los 25 años por una retinopatía diabética perdió la vista. Decidió no hundirse si no luchar. Tuvo que dejar su trabajo y para ganarse la vida tuvo que pedir la venta del cupón porque el quería ser independiente. Sus principales apoyos han sido su familia y la O.N.C.E y sus profesionales, psicólogos y otras muchas personas que ayudan en la discapacidad.

Siempre había practicado el deporte, y los valores aprendidos en su práctica como la dedicación y la perseverancia, le ayudaron mucho en su lucha. José Manuel Puchal le llamó para entrenar en su grupo y eso le ayudó enormemente en su autoestima. Con él y más tarde con Gabriela Wolk consiguió sus éxitos deportivos.Ha dejado el atletismo y ahora tiene su mirada en Tokio junto al ciclismo.

3) Marta Arce. (Judo). Arce es albina de nacimiento lo que hace que tenga una enfermedad congénita que le va haciendo perder la vista. Nació en Valladolid en 1977 ha dominado durante catorce años el judo paralímpico español. Ha sido Medalla de Plata en los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008 y medalla de Bronce en los de Londres 2012 además de otros éxitos. Su lucha ha supuesto un estímulo para forjar una personalidad férrea y humana a la vez. Es diplomada en Fisioterapia y ha ejercido su profesión durante años. Aprendió que la voluntad es el motor para alcanzar nuestros objetivos. Cree que los fracasos le han enseñado más que las victorias y de ellas ha obtenido lecciones para la vida. Es madre y uno de sus grandes retos es transmitir su energía a la sociedad.

4) Teresa Perales. (Natación). Nace en Zaragoza, el 29 de diciembre de 1975). Nadadora paralímpica española, que cuenta con 26 medallas paralímpicas. A los 19 años tuvo una neuropatía y perdió la movilidad en las piernas. Después, Teresa aprendió a nadar y, casi enseguida comenzó a competir. Actualmente es deportista de élite, imparte conferencias para entidades públicas y privadas y es coach personal y deportivo.

Es embajadora de la Fundación que le ha propuesto nuevos retos, como pasar por el cine, uno que tiene que ver con cómics, otro con música y tecnología e incluso cocina. Su famosa teoría del «espiralismo», que afirma que cada uno es capaz de crear su propia espiral de optimismo y felicidad, da esperanza a muchos.

Siempre con una sonrisa, también encaja los golpes como en los Juegos Paralímpicos Río 2016 que fue la primera final en la que no ganó medalla en toda su vida, tras acabar quinta en los 50 metros mariposa con una marca de 47.36.

5) Eva Moral. (Triatlón). Su vida transcurría entre su trabajo y el triatlon. Participaba en competiciones y disfrutaba de sus compañeros del club, Trival triatlon Valdemoro. Tuvo un accidente el 29 de septiembre de 2013. Estuvo 20 días en la UVI y 15 más ingresada, después fue al Hospital de Parapléjicos de Toledo. Por las mañanas realizaba la rehabilitación y por las tardes, aprendió a manejar la silla de ruedas. Después practicaba deporte.

A pesar de tener días de desánimos, siempre se centró en lo positivo: estás viva, porque se podía haber matado, iba a poder seguir haciendo el deporte que le gustaba, el triatlón, nadar, montar en bici y correr, aunque ahora sobre ruedas. Se apoyó en sus compañeros, Javier Gómez Noya, Francesc Solá, Rafael Botello y Gustavo Molina, entre otros. Eva señala que el deporte une a las personas.

Ha recibido numerosos títulos deportivos en paratriatlón, paraduatlón, maratón o ciclismo adaptado, entre otros. Eva también señala que de la adversidad extrae fuerza e indica que hay que asimilarlo, aceptarse con el nuevo cuerpo e ir hacia delante. Recuerda que su madre, le dijo que eso había pasado por algo, porque Eva iba a ayudar a muchísima gente.

Siempre anima a todos. Un compañero le decía que le encantaba conducir y que ya no podría hacerlo más. Ella le decía que sí, que podría conducir, pero de otra manera. Le decía que no podía decir que no puede. le dije. Le hacía ver que lo podía hacer todo, aunque de otra manera diferente.

6) Sara Andrés. (100-400 metros). Siempre le gustó el deporte, comenzó a hacer karate, tenis e hípica. Pero un día de 2011 su vida cambió. Perdió sus pies. Estuvo 9 meses en silla de ruedas y cuando le pusieron las prótesis tenía muchos dolores. Lloraba y sentía mucha frustración. Poco a poco tuvo que volver a construir su vida. Quería sentirse libre, autónoma y útil, no solo emocionalmente sino físicamente, dejar atrás las limitaciones. Al poco empezó su vida como atleta, con esfuerzo y sufrimiento pero sobre todo una ilusión y unas ganas enormes. Dice que, después del accidente, ha realizado más deportes que en toda su vida. Ha probado el padel, el kitesurf, el surf, el ciclismo, paracaidismo, natación, bailes de salón, y ha vuelto a montar a caballo.

También te puede interesar este artículo: Messi revela su mayor secreto

7) Alvaro Galán. (Boccia). Nace en Madrid  en 1977. La boccia es un deporte paralímpico de precisión. En esta disciplina, Álvaro Galán destacó como deportista (medalla de plata en los Juegos Paralímpicos de Sidney 2000), después como técnico (seleccionador nacional en Pekín 2008) y como dirigente (actual presidente de la Federación Madrileña de Deportes de Parálisis Cerebral).

Relata que cuando ganó la medalla de plata fue un momento duro, porque perdió la final, pero ésto le hizo aprender que el deporte es como la vida, ni mala ni buena, sino un continuo de acontecimientos, con el sentido que le de cada uno. Coincidir en un reconocimiento social con figuras como Iker Casillas, Xavi Hernández o Pau Gasol, le hizo sentir un ciudadano de pleno derecho.

Revela que comenzó a practicar boccia en 1991 como una actividad extraescolar, para conocer gente con inquietudes comunes y no sentirse distinto. En una conferencia a niños señaló que el deporte aportas valores tan importantes como el espíritu de superación, el respeto a los demás y a la norma.

Se dio cuenta que avanzar depende de uno mismo cuando su amigo Fernando le dijo que no debería quejarse si no hacía nada para cambiar las cosas.

8) Jairo Ruiz. Triatleta Paralímpico. Toda su vida ha estado ligado al deporte de una u otra manera, de niño practicaba taekwondo y natación, poco a poco se fue centrando más en la natación y en 2008 tras haber estado apartado de las piscinas un tiempo decidió que era hora de volver. Ahí empezó todo... Después de varias temporadas compitiendo con el Club Natación Jairan de Almería y a pesar de conseguir varios títulos de Campeón de España, Jairo no estaba totalmente convencido de que ese fuese «su deporte».

Al terminar la temporada de natación de 2011 quiso probar algo nuevo y corrió su primer triatlón, el triatlón ciudad de Almería en distancia Súper-Sprint. «Nada más terminar me di cuenta de que ese deporte, nuevo para mí y del que no sabía demasiado, era lo que quería hacer. No me importaba si era bueno o malo, si no podía competir... me daba igual, yo solo quería hacer más triatlones y mejorar los innumerables "fallos" que cometí». «Desde entonces ya han pasado muchas pruebas (Triatlón, Duatlón, Acuatlón...) y cada vez estoy más seguro de que tomé la decisión correcta», concluye en su página web.

9) Álvaro Varela (Tenis de mesa). Su polineuropatía, una carencia muscular en las extremidades que afectado de codo y rodilla para abajo, no le ha impedido llegar a ser un campeón. Álvaro señala que su deporte es muy mental y que la templanza es una de las cosas más cruciales para manejar la tensión. También la disciplina, la inteligencia y la constancia son necesarias.

Empezó con diez años. Se aficionó al tenis de mesa porque en su familia siempre se practicaron los deportes de raqueta. Comenzó a jugar, vio que le gustaba y que se le daba bien. Con el apoyo de su padre, que fue su gran mentor, y de sus entrenamientos en el CTM San José junto a José Luis Fernández Luna, fue cogiendo nivel llegando al primer Europeo con solo 14 años. Álvaro tuvo que superar su revés más duro, la muerte de su padre que fue su mentor y maestro. Por fortuna su padre pudo ser testigo de cómo a los 18 años se convertía en el palista con más títulos de España.

Álvaro disfrutó especialmente su oro olímpico en Sidney 2000, ya que ha sido único que ha logrado el tenis de mesa español en toda su historia. Su pasión por el deporte y por la competición le hacen superarse cada día. Su dificultad le motiva a crecer y a darle la vuelta a sus limitaciones. Señala que «el deporte es una herramienta muy poderosa para superar una limitación física, ayuda a enfrentarse a las dificultades y a crecer como persona». Es como un motor que anima a cruzar los límites».

 

 

 

A: A