Una investigación de la Universidad de Stanford publicada en la revista Psychological Science afirma que las personas que piensan constantemente en un dios son más propensos a hacer decisiones de inversión arriesgadas.

Los investigadores Daniella Kupor, Kristin Laurin y Jonahtan Levav encontraron que esto se debe a que creen que la deidad los protegerá de las situaciones negativas que la inversión pudiera tener.

En un experimento realizado a 900 personas, a un grupo se les recordó a Dios de diversas formas, al resolver un crucigrama o leer un texto, mientras que a otros no. A ambos grupos se les presentó la oportunidad de ganar dinero al observar dos colores, uno brillante dañino para la vista, que daba una mayor recompensa, y uno más oscuro. Aquellos a quienes les recordaron a Dios previamente fueron más propensos a elegir el color dañino (95.5%) que quienes no recibieron el recordatorio (84.3%).

En otro experimento, los investigadores midieron el número de clic que recibieron tres tipos de anuncios en internet: uno que promocionaba un riesgo inmoral, como sobornos, uno con un riesgo no dañino, como aventarse en paracaídas, y uno normal, como ver videos. Algunos de los anuncios mencionaban a Dios.

También te puede interesar este artículo: 8 principios en innovación de Google

Lo que encontraron es que el anuncio que incluía una referencia a Dios y no es dañino, el de aventarse en paracaídas, recibió más clics que los demás.

La investigación también encontró que aquellos que confían en Dios al hacer actividades arriesgadas son más propensos a culparlo cuando el resultado es negativo.

A: P