Por fin lograste agendar una comida de negocios con un cliente potencial en el que tienes mucho interés y cuando crees que estás por cerrar el trato, tu acompañante da las gracias sin mostrar más interés. ¿Qué es lo que ha salido mal? Quizá hayas cometido alguno de los errores que se suelen presentar en esta clase de reuniones.

Comer con un cliente es algo muy común dentro del mundo de los negocios, sin embargo existen ciertas prácticas que pueden no son  bien vistas. Por ello conviene que las conozcas para no cometer errores y que tu reunión realmente sea efectiva.

Elegir el restaurante correcto

Si de entrada eliges el restaurante incorrecto tu comida de negocios está condenada al fracaso. El lugar debe ser cómodo para ambos, ni tan lujoso ni tan mediano, lo ideal es elegir el lugar de acuerdo a los gustos del cliente, su perfil y que se preste para hablar.

Pagar la cuenta

Al ser tú quien invita, eres tú quien debe pagar la cuenta de la comida de negocios. Evita que ésta llegue a la mesa. Puedes pagar discretamente o bien antes de comenzar la comida dale instrucciones al mesero para que puedas liquidarla sigilosamente antes de que la reunión de negocios termine.

Ve al restaurante como una segunda oficina

No olvides los buenos modales que guardas en tu negocio u oficina y trasládalos al restaurante. Sé puntual, habla con propiedad, no te excedas en confianza.

Al ordenar, que sea tu acompañante quien lo haga primero y ordena en el mismo rango de precios que él lo hace. Al comer utiliza con propiedad los tenedores y el resto de la vajilla. Sé cortés con el personal de servicio como meseros y garroteros, etcétera.

Evita el alcohol

En una comida de negocios es preferible evitar el alcohol para poder tomar decisiones con certeza cuando se tengan que hacer. Si es necesario se pueden tomar un par de copas, pero sin exceso.

También te puede interesar este artículo: 12 beneficios y propiedades nutricionales de la sandía

Cuida lo que hables

No caigas en exceso de confianza y hables de más o cuestiones que no debes tratar y de las cuales luego te arrepientas. Esto puede dar la impresión que eres una persona que no guarda discreción sobre sus negocios y provocar desconfianza. Evita temas que pueden causar polémica como la religión y la política.

Ofrece toda tu atención a tu cliente

No contestes mensajes ni correos durante la comida de negocios, es más no saques tu celular o lo pongas sobre la mesa, esto connota que tienes prisa por irte de ahí y es una falta de atención para tu acompañante. Dale toda la atención a tu cliente.

No seas el animador

Recuerda que estás en una reunión formal de negocios. No busques ser el animador de la fiesta. Por ejemplo, para romper el hielo puedes hablar de cosas triviales como el clima o de la comida del lugar, pero no contar chiste tras chiste como si se tratara de un “show standupero”.

Tomar en cuenta estas recomendaciones y ponlas en practica, con ello estarás aumentando las probabilidades de concretar ese negocio que tanto has estado esperando.

 

 

A: A