Si miramos alrededor veremos que las personas de éxito tienen sus propias rutinas personalizadas y rituales. Nosotros tenemos nuestras propias metas pero, ¿estamos llevando a cabo el plan personalizado que necesitan? El truco está en aplicar organización y auto disciplina. Aunque cueste sentirse motivado todo el día, hay formas que ayudarán:

Entender que todo comienza antes de irse a la cama. Las tareas del día siguiente deben ser escritas en un papel antes de dormir, con su razón al lado. Debajo deberemos de poner qué ocurrirá si logramos completar la lista. Así no olvidaremos de forma gráfica nuestro cometido.

Ponerte solo una alarma. Pensar que se acabaron las largas listas de alarmas que suenan a la vez, ¿para qué? Ponte una solo y eso sí, ocúpate de que el sonido que estableces te trae buenas vibraciones.

Deja casa con una actitud positiva. Tu hogar es tu santuario, donde mejor debes sentirte y desde donde debes salir feliz. Si no logras espabilarte en la mañana, tómate tu tiempo o escucha música que te agrade. Debes salir de tu zona de confort preparado para enfrentarte a lares menos plácidos y cómodos.

Aprender a tomar descansos. No son necesarias las siestas, solo saber descansar y parar unos minutos. Si reposamos nos volveremos más productivos y esto dará mejores resultados que te harán feliz y potencien tu motivación.

También te puede interesar este artículo: Cómo mantener la limpieza del hogar sin morir en el intento

Reflexionar sobre tu trabajo. A veces pasamos por la vida tan deprisa que no nos paramos a pensar en lo que hacemos y sobre nuestros logros pasados. Si sientes que estás perdido y necesitas motivación, no dudes en pedir ayuda y dejarte ser escuchado.

 

 

A: A