Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Bill Gates, Barack Obama, Oprah Winfrey, Anna Wintour y Arianna Huffington. Todos estos hombres y mujeres, además de ser líderes de opinión, magnates de grandes empresas o creativos influyentes, tienen en común unas rutinas que han apuntalado el éxito de sus carreras profesionales y su vida personal. Pero seguir durante una semana la rutina diaria de las personas más exitosas del mundo, requiere un extra de constancia e implicación, porque desde ya aviso: no es apto para cualquier momento.

Una semana es poco tiempo para ver los resultados reales de estas tareas, pero suficiente para entender qué será lo más difícil a conseguir y empezar a notar un cambio en la actitud. Ahí va la lista de actividades imprescindibles que te acercarán un poco más al éxito personal y monetario.

1. Madruga

Los hombres y mujeres exitosos a los que debes imitar esta semana, tienen los despertadores programados entre las 5:00 y las 5:45 de la mañana. Tampoco hace falta ser tan radical —suponemos que tú no tienes una empresa billonaria que gestionar, ¿verdad?— así que dile a la radio que te despierte a las 6:30, y al móvil también, por si no te queda claro con la música anunciando un nuevo día.

Lo más probable es que el primer día el mensaje tarde en calar y que optes por retrasar el despertador para aclimatar el cuerpo. Esto no lo harían los grandes nombres de este planeta, pero prueba a demostrarte que al menos el segundo día ya cumples con las órdenes del despertador a las 6:30 a.m.

2. Haz deporte

Las mentes brillantes hacen deporte nada más despertarse. En realidad, la práctica del deporte debe ser diaria, pero susceptible de ir por la mañana o la tarde según te interese y, sobre todo, cuando sepas que podrás respetar mejor ese horario.

El ‘deporte’, o mejor dicho la actividad ideal para empezar el día, podría ser el yoga pero si prefieres ir al gimnasio, salir a correr o montarte en la bici estática de tu casa, es igual de efectivo. La ventaja con el primero es que practicar yoga en casa es fácil, hay cientos de guías en Youtube y solo necesitas ropa cómoda y una esterilla. No hay excusas que valgan.

3. Lee y descansa la mente

Una tarea que se repite en cada rutina diaria de la gente brillante es alimentar la mente con la misma dedicación que debes alimentar tu cuerpo. Pon un libro —o varios— en tu día a día. Da igual una novela negra, romántica, histórica, reportaje, poesía. Lee. Llévate cada día al cerebro unas nuevas páginas que o te den conocimiento nuevo o te hayan hecho evadirte con unos personajes maravillosos. Acompañando al rato de lectura, las mentes exitosas dedican unos instantes para ellos mismos, para desconectar de todo.

El mindfundless o meditación consciente debe colarse en tu rutina diaria o por la mañana o antes de despedir el día (y si es en los dos momentos, mejor). Darle al off de tu mente durante unos minutos es apostar por tu salud física y mental.

4. Simplifica

Mark Zuckerberg siempre viste con camisetas grises y vaqueros mientras que Steve Jobs usaba jersey negro y jeans. La lógica de esta simplicidad a la hora de escoger la ropa es que elegir el modelito para el día es una pérdida de tiempo. Si eres de los/as que agota más de diez minutos en elegir, prepara tu estilo para el día siguiente cada noche e intenta utilizar la mayor simpleza posible. Los fines de semana se permite hacer una excepción.

El acto de simplificar puede extenderse a todas las áreas de la vida. Que la palabra ‘fácil’ te acompañe en las tareas cotidianas como resolver una discusión tonta, cocinar la cena o elegir con quien pasas el tiempo.

5. Prioriza tareas

Hay tareas importantes y tareas prioritarias, y es importante saber diferenciarlas y darles preferencia a las últimas. Priorizar tareas te hace más productivo porque conlleva una mayor gestión del tiempo que, al final, es lo que nos falta para cumplir o no nuestros objetivos diarios.

Cada noche, antes de cerrar las pestañas, anota por orden (primero prioritario, después de mayor a menor importancia) qué harás al día siguiente. Pueden suceder imprevistos, sí, pero no improvises. Te vas a la cama con las ideas programadas y ayuda a descansar mejor.

6. Cuida de la familia y los amigos

También te puede interesar este artículo: ¿Por qué la Reina de Inglaterra no se sentó en el Trono de Hierro?

La calma te la aportan los de siempre: familia y amigos. Cuida a quien te mima y apoya de manera habitual, dedícales tiempo y que sepan que tú también estás ahí. Barack Obama ponía en agenda el tiempo dedicado a su familia, era una ‘tarea’ igual de importante que el resto (o más) y él era consciente. Quizás tú tienes también una jornada tan estresante como un presidente pero, en cualquier caso, preocúpate por llamar y proponer planes de vez en cuando, que no te atrape el trabajo.

7. Piensa diferente, busca alternativas

Para una misma meta, busca caminos diferentes. Richard Branson, dueño de la discográfica Virgin Records, es uno de los máximos defensores de esta rutina, no ya diaria, si no vital. Si la meta es poder viajar el próximo verano en furgoneta por Nueva Zelanda, primero haz una lista clara de lo que necesitas: 4.000 euros, por ejemplo. ¿Cómo los consigues? Busca opciones y no te quedes solo con una, pon en marcha varias vías (trabajar los fines de semana, cuidar niños por las tardes y ahorrar en copas), con el tiempo invierte más esfuerzo en la opción que sea más rentable o te acerque más a tus intereses (trabajar los fines de semana, por seguir con el ejemplo), pero enfocar toda tu atención a una única alternativa sin tener en mente al menos una más, es un error.

8. Vive con austeridad

Esto es algo que deben realizar quienes tienen la opción de vivir en la opulencia. Aunque no lo creas, vivir con austeridad es sencillo. Darse caprichos está bien, cervezas con amigos, alguna cena fuera o desayunar en tu cafetera preferida los fines de semana. Y poco más. Si puedes irte andando, pasa del taxi. Si puedes viajar por 300 euros no lo hagas por 1000. Escoge la sencillez.

9. Todo lo que hagas, que sea con pasión

Una base de dinero es fundamental para alcanzar el éxito, pero se gasta. Si tienes una pasión que te haga moverte cada día, no te faltarán ganas ni herramientas para conseguir los euros que necesite tu objetivo. Los hombres y mujeres exitosos dedican cada hora de sus vidas a conseguir sus objetivos porque creen en ellos y les apasiona lo que hacen. Pinta, escribe, diseña, monta un negocio, conviértete en el mejor community manager, sé el mejor empresario, lo que tú quieras, pero con toda tu energía. Quien trabaja por inercia, sin brillo, fracasa.

10. ¡Viva la sinergia!

Las personas más exitosas del mundo eligen con quien invierten su tiempo. Relaciones o negocios tóxicos, aunque sean rentables por una cuestión económica, no les interesan a la larga. La gente brillante se une a gente interesante, crean acuerdos y hacen que la sinergia sea una herramienta clave en sus negocios y vida personal. Elige en quién te apoyas para conseguir tus metas, piensa quién puede acercarte al objetivo aportando aprendizaje o una nueva de mirar la realidad. Y, desde luego, aparta desde ya a quien entorpezca con problemas, negatividad o cortándote las alas.

Bonus: Comparte

La placentera sensación de paz que genera el dar a otros que tienen menos, es un generador de crecimiento. Las personas con más éxito personal o económico suelen colaborar con organizaciones benéficas. Cada uno en la medida que le permita su bolsillo debería apostar por una causa en la que crea y compartir. Dinero, conocimientos, una palmada en la espalda. Dar algo que has aprendido o conseguido te empuja a seguir alcanzando metas, lo confirman cada una de las rutinas investigadas. Y sí, importa.

Todas estas actividades que la gente con éxito incluye en su rutina diaria tiene una base fundamental e ineludible: la constancia. Sin ganas de conseguirlo y un esfuerzo diario para mantener la rutina (con flexibilidad, tampoco nos volvamos locos), estás perdido. El problema es que, por desgracia, no puedes lanzarte a establecer una rutina que requiere constancia en cualquier momento. Seguir un plan establecido con tanta inestabilidad flotando es complicado, así que te recomendamos que escojas un momento de calma y pocas novedades para estrenar tu rutina del éxito.

Dicho esto, quizás no heredes un imperio multimillonario, ni presidas un país, ni pongan tu foto en la portada de la revista Times, pero como referencia para ir alcanzando metas y vivir con una actitud exitosa, esta rutina diaria es coherente y efectiva. ¡Ganas, constancia, y a por el éxito!

 

 

 

A: A