Durante siglos, los humanos han tratado de enseñar decenas de cosas a los animales como una forma de adiestramiento. La mayoría de las veces, las sociedades no se han percatado de que son ellos, los animales, los que intentan inculcar en las personas los valores de la convivencia.

Son numerosos los ejemplos de vida que ofrecen los animales para tenerlos en cuenta en la cotidianidad del mundo moderno.

Ellos exhiben innumerables acciones que han salvado vidas humanas y que se podrían emplear en el día a día en un intento de mejorar la vida personal y social de los humanos.

Amor y lealtad

La inmensa mayoría de los animales tienen un don natural para mostrar amor incondicional entre ellos e incluso hacia otras especies. El amor que exhiben es puro, sin condiciones y sin límites

Muchos, como los perros, son leales hasta sus últimos días. Hay incontables registros de que una mascota nunca abandonará a su dueño. Sin importar lo que pueda suceder, ellos siempre estarán ahí. Desde el primer día, ellos aceptan a las personas por lo que son, sin medias tintas. Su compromiso es para siempre.

Para hacer un repaso sobre diversas especies del reino animal, los especialistas del portal pangeanimales.com han preparado una amplia recopilación con los más variados ejemplares de animales que conviven actualmente en la Tierra.

Desde su página web Pangeanimales.com, los expertos en la fauna universal han dispuesto de la más completa enciclopedia animal para conocer de cerca a los representantes de los mamíferos, aves o reptiles, entre muchos otros.

No descuidar a los amigos

Existen animales como los murciélagos, delfines, caballos, elefantes, hienas o los chimpancés que han conseguido entablar amistades duraderas. Otro ejemplo muy interesante es el que han mostrado las ballenas jorobadas, que cada verano se “reúnen” con sus amigas.

Los seres humanos también necesitan este tipo de lazos. Según un estudio difundido por la Universidad de Pensilvania, los amigos ayudan a reducir los niveles de estrés, aumentar la fertilidad y extender la esperanza de vida.

Animales hay muchísimos y todos los detalles pueden ser consultados en la web, en la que se puede encontrar información de la fauna, así como las imágenes y vídeos más variados.

Hacer ejercicio

Para esta lección se puede citar a los ratones, que experimentan períodos de abstinencia si no cuentan con suficiente ejercicio.

En el caso de los humanos, ha sido reiteradamente comprobado que el ejercicio no solo ayuda a mantener un peso ideal, sino que contribuye a reducir el estrés, mejorar el sueño, reduce el riesgo de enfermedades y disminuye la depresión.

También te puede interesar este artículo: animales con tamaños abismalmente opuestos

Una forma de alcanzar los objetivos puede ser sacar el perro a pasear. El hecho de practicar cosas nuevas también se disfruta entre los animales.

En una investigación desarrollada por la Universidad de Cambridge se determinó que las vacas pueden sentir emoción al obtener un logro o aprender una nueva tarea. En el caso de los humanos, cuando se aprende algo nuevo, el cerebro experimenta sensaciones de recompensa.

Mostrar empatía

Los perros tienen un impulso natural de querer consolar a quienes lloran. Muy diferente al comportamiento de algunas personas, que prefieren ignorar o irse ante el sufrimiento de otro humano.

La religión da mucha importancia a la compasión y a la empatía con el sufrimiento, pero hay una tendencia que muestra que esto no se practica tan fácilmente como en el reino animal.

Son numerosos los registros de perros que han arriesgado sus propias vidas para salvar a personas. En algunas ocasiones, han sacrificado su propia existencia. O el caso de los chimpancés, que acostumbran a cuidar de sus enfermos. Y los elefantes, muchas veces, utilizan sus colmillos para recoger a un compañero herido o moribundo.

Relajarse

Los insectos y algunas aves tienen la capacidad de ver el mundo en cámara lenta. Esto ocurre de esta forma porque prestan toda su atención al presente. Al lograrlo, los animales disfrutan más de la vida y dejan de andar apresurados por todas partes.

Además, los animales tienen desarrollado un sentido inmediato de la alegría y de la maravilla de la creación. Ellos han dominado abiertamente el arte de vivir el momento. El comportamiento se puede observar en los pájaros al cantar, al ver jugar a los animales o cuando pasean alrededor.

Ninguno se lamenta por el pasado y tampoco se preocupan por el futuro. Ellos han sabido disfrutar de la compañía y se deleitan en su propio tiempo personal. Este es un gran ejemplo para los humanos, ya que resulta clave para el crecimiento espiritual. El tiempo que una persona pase sola debe servir para promover la autorreflexión.

En líneas generales, los humanos tienen por delante un largo trecho en el que deben aprender del comportamiento animal y conseguir la paz interior.

 

 

 

A: A