El programa, basado en redes neuronales, revoluciona el mundo de los retratos, ya sean reales o dibujos.

¿Y si una foto comenzara a moverse, hacer muecas y hablar? Ahora es posible gracias a una nueva aplicación para iOS llamada Mug Life, que permite animar imágenes de rostros subidas por los usuarios. El portal The Next Web revela el funcionamiento.

El primer paso es seleccionar un retrato en un primer plano, ya se trate de un selfi, de la efigie de un amigo o de la foto de nuestro actor favorito. También podemos tomar el rostro de un compañero de trabajo si queremos gastarle una broma. Hasta es posible subir la instantánea de nuestra mascota o un tatuaje.

Una vez seleccionada la imagen, el usuario tendrá a su disposición una serie de efectos. Estas opciones modificarán el rostro seleccionado de modo que, por ejemplo, comenzará a sonreír, hará muecas o bien esbozará una expresión triste.

Así mismo, la persona de la foto podrá levantar una ceja de manera sugestiva, guiñar un ojo, hacer 'pucherito', sacar la lengua, mostrarse furioso o apático. La aplicación permite incluso hacer que la fotografía 'pronuncie' ciertas palabras.

El secreto de estos efectos visuales estriba en una combinación de redes neuronales con tecnologías de animación 3D. El programa escanea la imagen y la descompone en elementos correspondientes a la distribución de los puntos básicos del rostro, la iluminación, la geometría y la textura de la superficie.

Luego, Mug Life permite manipular estos componentes de manera separada antes de volver a ensamblarlos en una nueva imagen tridimensional.

También te puede interesar este artículo: Si quieres que tus fotos tengan más likes, déjate asesorar por NIMA

Para desarrollar esta aplicación, sus creadores, Rob Cohen y Thomas Coles, aprovecharon su experiencia de más de 20 años en la industria de los videojuegos. Una vez cargada una foto en cuestión, Mug Life se encarga de crear instantáneamente "clones de amigos, familiares o celebridades", reza el sitio web de la aplicación.

A pesar de su gran nivel de realismo, el programa tiene sus limitaciones. Para obtener resultados óptimos, es preferible cargar fotos frontales. Mientras que los rostros inclinados serán interpretados de manera errónea por los algoritmos de Mug Life, creando como resultado un efecto que recuerda a los cuadros cubistas.

 

 

 

 

A: A