No pienses todo el tiempo en un asunto sin resolver o muy problemático, pues podrías ponerte tenso. ¡Pon en práctica estos consejos!

Hoy en día nadie está libre del estrés, debido a una serie de exigencias físicas, psicológicas o emocionales del día a día, tanto en el trabajo, la empresa o en los estudios.

Si eres un emprendedor(a) también puedes ser víctima del estrés, por eso te enseñamos algunas formas de combatir ese mal.

1. En lo posible, reduce las listas de pendientes

Mientras más cosas dejes por hacer, mayor será el riesgo que se acumulen y termines haciendo varias cosas a la vez. Procura terminar una tarea dentro de un plazo razonable y no la dejes para otro día.

2. Date un tiempo para relajarte

Cuando no sepas ya "qué hacer", no dudes en interrumpir durante un momento el trabajo y dar  -por ejemplo- un paseo. Cuando ya "no te sale nada más", no te irrites. Pasa a una labor completamente distinta.

3. Bloquea temporalmente los problemas

No pienses todo el tiempo en un asunto sin resolver o muy problemático. Por ejemplo, puedes decirte: "No me dedicaré a este problema durante la próxima hora, porque en este momento no puedo manejarlo".

También te puede interesar este artículo: 10 métodos para asegurar un pensamiento positivo

4. Ve las cosas positivamente

Esto te ayudará a mantener el optimismo, lo que disminuirá tus preocupaciones y evitará que te angusties.

5. Separar la vida privada del trabajo

En lo posible procura no llevar tareas a casa. No le des muchas vueltas a un asunto de tu negocio cuando estés con tu familia. Es mejor reservar el tiempo de ocio para actividades en un entorno social diferente al trabajo.

 

 

 

A: A