¿Te has quedado pasmado más de una vez viendo a tu gato haciendo cosas “raras”? Igual no son tan extrañas como a ti te parecen… Te contamos las razones que hay detrás de su conducta.

Quizá a ti te parezca lo más extraño del mundo ver a tu gato corriendo como un loco por el salón de casa a altas horas de la madrugada. Todos duermen, el ambiente es silencioso… ¡y el gato va a cien revoluciones por minuto! Pero ¡¿qué le pasa?! ¿le estará dando un ataque? ¿se ha vuelto loco de verdad?

Esta situación es muy típica y ejemplifica a la perfección el hecho que los gatos, aunque con miles de años de domesticación a sus espaldas (menos que los perros que fueron los primeros animales en ser domesticados), mantienen en plena forma sus instintos naturales. Da igual que ahora vivan en un piso de ciudad y no en plena naturaleza, que no necesiten cazar para comer y que en su dulce hogar, del que son amos y señores, jamás se vaya a presentar la situación en la que un depredador pueda atacarles, sus genes han cambiado poco desde su origen como gatos salvajes.

Muchos de los comportamientos que los humanos tildamos de raros obedecen precisamente a la necesidad de caza (por eso están con las pilas a tope por la noche) y de que los depredadores no los descubran (de ahí que escondan pistas de su presencia como las heces y restos de comida). Otros son propiamente de marcaje. Que te quede claro que tu gatito te quiere (¡te adora incluso!) pero cuando se frota contigo lo que hace es marcarte, al igual que marca objetos del hogar. ¿Y con esto que logra? Muy sencillo, está diciéndole al mundo que tú eres de su propiedad, del mismo modo que tu casa (que él entiende que es suya, ojo), otras mascotas que vivan en el hogar y todos los objetos que considere. Por último, existen otro tipo de conductas como la del amasado que obedecen a comportamientos aprendidos de cachorro. ¿A que ya no te parece tan raro lo que hace tu minino?

Como queremos que entiendas las señales de tu mascota a la perfección y te deje de parecer un rarito, te desvelamos el significado de 15 conductas muy comunes en los felinos domésticos.

1. Las locas carreras gatunas

Seguro que has alucinado más de una vez viendo a tu gato corriendo como loco por la casa sin ningún motivo aparente. Las carreras nocturnas son el resultado de su instinto cazador, que se activa al caer la noche. Puede perseguir una mosca, polilla o una presa imaginaria. También puede correr como un poseso porque tras estar todo el día solo mientras trabajas, se alegra mucho de verte y quiere jugar contigo. Si repentinamente ves a tu gato correr por la casa y jamás lo habías visto hacer eso, puede ser síntoma de que sufre estrés y deberías llevarlo al veterinario.

2. Adoran las cajas de cartón

Podemos asegurar sin miedo a equivocarnos que a todos los gatos les gustan las cajas de cartón pero también otros objetos cerrados como maletas, bolsas, cestas, mochilas, etc. ¿Por qué? La explicación científica es que los gatos buscan por instinto espacios confinados que les permitan esconderse sin ser vistos para acechar a sus presas. Dentro de una caja sienten que nada puede atacarles y además controlan todo lo que esté en su campo de visión.

3. Entierran sus heces

¿Cuál es la explicación? Los gatos entierran sus excrementos de forma instintiva para tapar el olor y así no dar pistas a sus depredadores sobre dónde están.

4. Se frotan con sus humanos

Llegas de la calle y tu gato se frota con tus piernas. Primero te toca con su cabeza, luego con el costado y por último con su cola, que a veces enrosca en tus piernas. ¿Se alegra de verte? No lo negamos pero lo que está haciendo en ese momento es marcarte como algo de su propiedad. Al frotarse, el minino está depositando unas feromonas, llamadas de familiarización, que te marcan. Sí que es cierto que este tipo de marcaje lo realizan solo con personas, animales y objetos que forman parte de su mundo y le hacen sentir seguros.

5. Amasan mantas, cojines, al perro ¡y a ti!

Esta conducta le viene al gato de su época de cachorro ya que amasando sale más fácilmente la leche de las mamas de la madre. Cuando el minino es adulto y amasa a personas u otros animales, les está mostrando su afecto. Esta muestra de cariño suele ir acompañada de rítmicos ronroneos. También lo hace cuando está tranquilo y se siente feliz.

6. Se vuelven locos por la noche

Comprobado: tu gatito se vuelve literalmente loco cuando es de noche. Corre por toda la casa, quiere jugar, hace ruido… Si estuviera en la naturaleza sería la hora de salir a cazar.

7. Castañetean los dientes si ven una presa

¿Has pillado a tu gato delante de la ventana haciendo un extraño ruido con sus dientes? Este castañeteo sucede muy a menudo cuando el felino está, por ejemplo, delante de la ventana y ve una presa como un pájaro, pero no puede cazarla, bien porque la ventana esté cerrada, bien porque el animalillo no esté a su alcance. Dos son las principales explicaciones que dan los científicos a este comportamiento. La primera sugiere que el gato se frustra al no poder cazar la presa y la segunda afirma que es un movimiento innato con el que el minino practica el mordisco mortal que le asestaría al animal de estar en la naturaleza.

8. Te traen animales que cazan

También te puede interesar este artículo: Cómo hacer que un gato aprenda su nombre

Ante este comportamiento se dan varias explicaciones. Una es que interpreta que eres el peor cazador de la manada y no quiere que pases hambre; otra es que desea compartir contigo la presa ya que te reconoce como parte de su familia; la siguiente es que te agradece el amor que le das con un regalito y otra apunta a que lo hace para que veas de lo que es capaz.

9. Escarban cerca de su comedero

No todos lo hacen pero si el tuyo escarba puede ser para no dejar a la vista los restos de su comida y dar pistas de su existencia a posibles depredadores. Otra explicación que dan los expertos a esta conducta es que el felino entierra lo que no ha podido comerse para cuando lo necesite, volver.

10. Te ignoran

Tu gato no está sordo, ¡ni mucho menos! Básicamente te está ignorando, pero no te lo tomes muy a pecho, con este comportamiento está llamando tu atención. Quizá seas más importante para él de lo que crees…

11. Se duermen con la cabeza en posición extraña

Seguro que en más de una ocasión te has quedado de piedra al ver a tu gato dormido en una postura que más que rara roza lo macabro. Nos referimos a esa en la que el minino está dormido con el cuerpo medio girado y la cabeza situada en un ángulo que no es natural, vamos, como si estuviera descoyuntado. Pues bien, cuando lo veas así es señal de que está muy a gusto. A veces hasta se le ve un poco la lengua y deja un ojo medio abierto.

12. Se afilan las uñas

Este comportamiento es vital para su bienestar y te contamos por qué. Los mininos rascan en superficies verticales porque están haciendo un doble marcaje: con feromonas alojadas entre sus almohadillas y de forma visual con el arañazo. También lo hacen para estirar los músculos y desprenderse de las células muertas de las uñas y mantenerlas afiladas.

13. Hacen la croqueta

O lo que viene a ser lo mismo, se revuelcan sobre su espalda con toda la panza para arriba. Pero, ¿no se supone que la pancita es sagrada para ellos? Precisamente por eso, por ser una zona muy expuesta a los depredadores, si tu minino lo hace es que se siente superseguro contigo, tanto que si se presentara un peligro, no podría defenderse.

14. Se acercan a personas a las que no les gustan los gatos

¿No te ha pasado que alguien a quien no le gusta especialmente los gatos viene a casa y tu minino no se separa de él? Esta conducta que a ti te parece extraña tiene una respuesta muy lógica. Una persona que no quiere que el gato se le acerque no lo “acosará” buscándolo todo el rato, cogiéndolo en brazos, mirándolo fijamente… y eso el minino lo agradecerá. Los gatos no son muy amigos de los grandes achuchones y las caricias intensas.

15. Te muerden el pelo

Si tu gato te muerde o lame el pelo te está mostrando su afecto. También está dejándote impregnado su olor. Te considera parte de su familia.

 

 

 

A: A