Aunque en el mundo real no hay dragones o caminantes blancos, mucho tiene de parecido con Westeros, pues muchos de sus casos pueden aplicarse a la hora de hacer negocios.

Aunque esta temporada de Game of Thrones nos ha enseñado que dos o tres dragones no caen mal a la hora de empezar una guerra, en el mundo de las empresas usted no necesita colmillos, fuego y garras para enfrentar a sus rivales.

Más allá de los lobos huargo, los caminantes blancos, los sacerdotes rojos o la gente sin rostro, la serie, basada en los libros de George R.R. Martin, enseña a los empresarios claves fundamentales para aplicar en los negocios.

De acuerdo con el diario El Economista de México, cada familia de la serie puede identificar a un tipo de trabajador al interior de la compañía. Por ejemplo, los Targaryen representan a los líderes naturales, los Stark son los que presiden la oposición, la familia Tyrell se caracteriza por ser manipuladora, los Tully son investigadores por naturaleza, los Martell son definidos como impulsores, los Greyjoy son los que menos participan en el entorno laboral y los Lannister son los boicoteadores.

Además de estos perfiles, la serie, cuya trama es una lucha constante por el poder, le enseña a los empresarios a no subestimar a su competencia, a crear valores más que productos, a formar alianzas estratégicas contra grandes amenazas y a aprovechar las crisis.

Cuide su reputación

“Un Lannister siempre paga sus deudas”. Ese es uno de los refranes usados comúnmente por la casa Lannister, que ha llevado a que los miembros de la familia se ganen una reputación de ‘buenas pagas’. Según Raúl Ávila, profesor de economía de la Universidad Nacional, la reputación es uno de los activos empresariales más importantes, pues si se comete un error, los mercados sancionan a la firma.

Rodéese de buenos consejeros

Uno de los factores en común que tienen los reyes o quienes reclaman el Trono de Hierro es que cuentan con la ‘mano del rey’, su asesor estrella que lo aconseja en cada decisión a tomar. Y aunque en el mundo empresarial un gerente debe tener los mejores consejeros a su lado, al igual que en la serie debe ser él quien tome las decisiones y no estos asesores.

Piense sus negocios a futuro

Aunque debe hacer sus negocios en el presente, no debe dejar de pensar en el futuro. Y un gran ejemplo de eso es la alianza que hacen los Lannister y los Tyrell con el matrimonio del rey Joffrey y la princesa Margaery: aunque el objetivo es que la segunda casa acceda a la corona, la matriarca Olenna Tyrell asesina a Joffrey para que su nieta se case con su hermano, alguien más manipulable.

Haga alianzas estratégicas

“En Game of Thrones, todas las casas se están preparando para la batalla final contra los caminantes blancos, por eso van a hacer alianzas estratégicas en las que algunos tienen que ceder por un bien común para enfrentarse a una amenaza más grande: la de los muertos”, dijo Ávila. Este consejo también puede aplicarse a la asociación del Banco de Hierro con los Lannister.

“El invierno se acerca”

Aunque los Stark repiten esta frase frecuentemente para referirse a que llegará una gran batalla o una situación difícil, en el mundo empresarial podría aplicarse a que las compañías deben estar atentas a los cambios del mercado para preparar sus estrategias. Para Ávila, “las empresas deben estar leyendo las señales del mercado para estar preparadas en caso de una crisis”.

También te puede interesar este artículo: Jane la Virgen temporada 5 (fecha de lanzamiento, reparto, trailer, trama) ¿Cuándo sale la nueva s

“El caos no es un hoyo”

Una de las frases emblemáticas de Petyr Baelish, más conocido como Meñique, es “el caos no es un hoyo, es una escalera”. Y esta es una de las claves para las compañías durante una crisis, pues en lugar de ver la situación como una adversidad, pueden crear estrategias para optimizar recursos y para crecer; en otras palabras, aprovechar la crisis.

Elimine las emociones

Aunque las emociones pueden influir en cualquier toma de decisiones, una de las grandes enseñanzas de Game of Thrones es no dejar que los sentimientos intervengan. Ejemplos hay varios: cuando Daenerys decide quemar a los Tarly o cuando Robb Stark decide matar a Lord Karstark. En el primer caso, la hará ver como una reina violenta, en el segundo hizo que perdiera sus aliados.

Diversifique sus negocios

Esta es la regla de oro del Banco de Hierro, que también se podría expresar como: no ponga los huevos en la misma canasta. Esta Institución se destaca por no ser leal a una sola casa familiar y entre sus estrategias está apoyar a nuevos pretendientes, a reyes o príncipes, en caso de que quien tenga la corona no pague sus deudas.

No hay enemigo pequeño

Así como el enano Tyrion Lannister mató a Tywin, su padre; y Daenerys menospreció al ejército Lannister y perdió Westeros, hay varios casos en el mundo empresarial en los que grandes compañías subvaloran a rivales muy pequeños porque no creen que tienen la fuerza suficiente para competir con ellos. El problema es que si han sobrevivido en el mercado es por alguna fortaleza.

Venda más que un producto

Uno de los baluartes del reinado de Daenerys es buscar la justicia para los gobernados. Eso ha hecho que cada vez gane más adeptos que se unan a su causa de forma espontánea, lo que a su vez ha hecho que arme un ejército más fuerte y comprometido que el de los Lannister. La clave de ese compromiso es que ella, más allá de su reinado, vende “justicia” como su valor corporativo.

 

 

 

 

A: A