Con un gesto de su mano, el guardia de seguridad nos da paso por una vía que nos conduce a la ciudad más nueva –y moderna- del reino de Arabia Saudita.

La Ciudad Económica del Rey Abdalá, KAEC por sus siglas en inglés, es uno de cuatro nuevos centros urbanos sobre los que el fallecido monarca puso sus esperanzas para garantizar el futuro del reino una vez el petróleo se acabe.

Salpicada por grúas, la ciudad se erige en una zona ubicada a una hora y media de la localidad de Yeda y está ubicada entre el mar Rojo y el inicio del desierto.

Su futuro depende de balancear los complejos requerimientos de transporte, sistema de salud y educación para una ciudad planeada para que allí vivan en el futuro dos millones de personas.

De acuerdo con Fahd Al-Rasheed, el director del proyecto de las nuevas ciudades, la nueva generación de sauditas espera una urbe que encaje con el estilo de vida que llevaban cuando estudiaron en el extranjero.

"Estas edificaciones serán utilizadas en un 65% por una población menor de 30 años. Y tenemos unos 200.000 sauditas estudiando fuera del país. Inevitablemente ellos van a querer cambiar las cosas cuando regresen", le dijo Rasheed a la BBC.

Las estadísticas señalan que hay más mujeres que hombres que se gradúan en la universidad.

Esos cambios demográficos, dicen los expertos, están trayendo nuevas demandas sociales que de alguna manera revolucionarán la forma en que el país se desarrolla.

También te puede interesar este artículo: Qué es y cómo funciona Google AdSense

Megaciudad

Con sus 112 kilómetros cuadrados, KAEC se convertirá eventualmente en una ciudad más grande que Washington DC y con un costo aproximado de US$100 mil millones –la mayoría proveniente de un fondo privado.

El tamaño que se desprende de la visión de sus constructores es ciertamente impresionante.

"Tenemos el empeño de crear uno de los puertos más grandes del mundo", le dijo a la BBC Rayan Bukhari, uno de los gerentes más jóvenes del futuro puerto de la ciudad.

Y añadió: "No queremos competir con el puerto islámico de Yeda, pero sí queremos algunos negocios de Jebel Ali en Dubai. Y lo queremos porque contamos con un sistema más rápido de proceso de descarga que ellos".

De acuerdo a Bukhari, el rey Abdalá estaba decidido a involucrar al sector privado en el desarrollo económico del país, dejando atrás las rivalidades tribales y regionales para crear una economía moderna y pujante.

"La carga que llega al puerto será llevada directamente a la capital a través de un puente terrestre", explicó.

"Por el momento muchos productos que envían a Riad son despachados desde Dubai, pero eso va a cambiar. La gente va a poder enviar cosas desde esta nueva ciudad, de forma más barata, y recibirá sus paquetes de forma más directa".