Sarah Jones, experta en bienestar, anima a responderlas para medir qué tan bien marcha la vida.

Algunas personas viven y disfrutan cada día con la sensación de que su existencia tiene mucho contenido, mientras que otras sienten que hay algo más para ellas allí afuera y se lo están perdiendo.

Si usted está en el segundo grupo y quiere formar parte de aquellos que sienten que su vida es plena y marcha bien, quizá le convenga preguntarse: ¿cuándo fue la última vez que lloró? o ¿con qué frecuencia se levanta con una sonrisa?

Estos son dos de los interrogantes que todo el mundo debería plantearse y responderse para averiguar si su vida está realmente completa y dotarla de mayor profundidad en el caso de que haga falta, según Sarah Jones, experta británica en bienestar integral y estilo de vida.

Cinco preguntas doradas

Esta asesora psicológica, experta en promover la belleza “por dentro y fuera de la persona” (sarahjonesuk.com), compartió con el periódico británico Daily Mail las cinco preguntas de oro que invitan a la gente a reflexionar sobre el grado de plenitud de la existencia y algunas claves para elevarlo al máximo.

1. ¿Cuál es su pasión?

“Para conocernos, necesitamos saber cuáles son nuestras pasiones y propósitos y, a partir de ahí, utilizarlos con optimismo para hacer un buen trabajo en este mundo”, señala Jones.
“Una parte importante de vivir una vida consciente radica en que persigamos el autodescubrimiento y en que tenga un objetivo”, apunta.

2. ¿Cuál es su nivel de felicidad?

“La razón fundamental por la que la felicidad es tan importante es que resulta extremadamente vital para alcanzar nuestras metas, y puede ayudarnos a realizar muchos de nuestros objetivos y ambiciones personales más apreciados”, sostiene esta coach (orientadora) británica.

“Además, siendo felices, tenemos la capacidad de cambiar muchas otras vidas siendo nosotros mismos”, prosigue.

“La felicidad es un sentimiento que uno experimenta al darse cuenta de que todo marcha exactamente como debería y es percibida como una sensación de paz interior”, señala Jones.

3. ¿Sonríe al levantarse? “Sonreír es un ingrediente clave para disfrutar de un estilo de vida saludable”, manifiesta Jones.

Ella destaca que los pensamientos crean emociones y los pensamientos felices crean emociones felices, por esto recomienda que pensemos en aquellas cosas que adoramos hacer y que nos hacen sentir alegres. “El simple hecho de visualizarnos o imaginarnos haciendo algo que nos provoca felicidad hace que nos sintamos realmente más contentos”, asegura la experta británica, quien recalca que “la sonrisa es contagiosa”.

También te puede interesar este artículo: Ocho empleos que te podrían quitar los robots

“¡Sonría al mundo y el mundo le sonreirá, y además iluminará los días de aquellas personas que le rodean, marcando una diferencia positiva tanto en sus vidas como en la suya propia!”, señala.

4. ¿Ve el vaso medio vacío o medio lleno?

Para Sarah Jones, una vida feliz consiste en “vivir cada día con aceptación y gratitud, sacando lo mejor de la forma en que se desarrollan las cosas y pensando en que nuestra copa está medio llena en vez de medio vacía”.

Jones insiste en que “intentar mantener una actitud positiva no solo hace que la vida sea más agradable, sino que además ayuda a mejorar la salud”, expresa Jones, quien asegura que tener sentimientos de optimismo y autoestima “nos hace menos propensos a enfermar, en comparación con quienes tienen emociones negativas”.

5. ¿Cuál fue la última vez que lloró?

“Las lágrimas son una forma de expulsar la negatividad del cuerpo y nos hacen bien, porque nos sentimos y lucimos emocionalmente higienizados después de llorar”, asegura esta coach.

“Al llorar, uno limpia los pensamientos negativos que estaban adheridos a la mente; consigue llegar a un acuerdo con sus sentimientos, aunque no tenga palabras para describirlos, y deja partir el equipaje emocional que estaba tomando el control de su vida”, explica Jones.

“Luego de las lágrimas, uno se siente más ligero, brillante y libre y, contrario a la creencia popular, llorar es un signo de que nuestra vida está completa”, enfatiza la orientadora británica.

¿Qué quiere de la vida?

Sarah Jones, que considera cuerpo, emociones y mente como un todo interrelacionado, hace otra pregunta clave:¿qué quiere de la vida?

“Cuando a las personas se les hace esta pregunta, la felicidad figura entre sus respuestas”, dice Jones, quien cree que “la felicidad es una elección de un estado mental y una forma de vida. Si desconocemos la respuesta, viviremos sin conciencia, desarrollando movimientos sin haber despertado al significado más profundo de nuestras elecciones y opciones”.

“No seremos conscientes de las energías que trasmitimos ni de lo que invitamos a entrar en nuestras vidas, ni de la influencia que tenemos en la conciencia de los demás”, según Jones.

“Nuestra vida es una creación que lleva nuestra firma, y es deber vivirla siendo fieles a nosotros mismos, con integridad y autenticidad, y comunicar este mensaje al mundo”, enfatiza. Para Jones, “nuestra misión es amarnos a nosotros mismos, a lo que tenemos, crear aquello que amamos y amar aquello que creamos”.

“Debemos expandir nuestra conciencia, ampliar nuestra visión de nosotros mismos, hasta obtener una visión lo más amplia posible de lo somos y de aquello que queremos ser”, concluye Jones.