Una serie de estudios publicados en el Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) demostraron que tomar de la mano de un ser amado hace que la respiración, el ritmo cardiaco y las ondas cerebrales de ambas personas se sincronicen. Además ayuda a aliviar el dolor.

La investigación, realizada por la University of Colorado Boulder y la University of Haifa, mostró que cuando una persona enferma o con dolor toma de la mano a un ser querido la percepción del dolor disminuye.

El autor del estudio, Pavel Goldstein, del Cognitive and Affective Neuroscience Lab en CU Boulder, dice que al estar en la sala de partos con su esposa, notó que cuando sostenía su mano, ella sentía menos dolor.

Así que decidió investigar sobre la sincronización interpersonal, en donde las personas reflejan fisiológicamente el estado de sus acompañantes. El estudio demostró que cuando las ondas cerebrales se coordinan y el cerebro se acopla al del otro individuo, comienza un efecto analgésico.

El estudio

Goldsein y su equipo reclutaron a 22 parejas que habían estado juntos por más de un año y medio. Se les realizó electroencefalografías mientras se sentaban juntos sin tocarse; luego los hicieron tomarse de las manos. El ejercicio se repitió, pero esta vez se aplicó calor en el brazo de las mujeres, lo que le provocaba una leve molestia.

Encontraron que aunque no hubiera contacto, el estar uno frente a otro hacía que su ondas cerebrales se sincronizaran levemente, al tocarse incrementaba. Pero cuando se inducía dolor, las ondas cerebrales perdían coordinación, pero al tener contacto físico mientras estaba la molestia, sus cerebros volvían a conectarse y las mujeres sentían menor incomodidad.

También te puede interesar este artículo: 10 cosas que tu madre nunca te dijo

Los resultados muestran la importancia y el poder del contacto físico entre las personas. Además da evidencia de que existen cambios fisiológicos en la presencia de personas a las que se estima.

 

 

 

 

 

A: A